El 35 por ciento de los alumnos de ESO y Bachiller estudian Religión La mayoría de los profesores son laicos

La cifra de la comarca avilesina es la segunda más baja del Principado, después del Nalón En los colegios públicos de Educación Infantil y Primaria la media local alcanza un 83 por ciento

  La enseñanza de Religión sólo ha sido elegida por el 35 por ciento de los alumnos avilesinos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y Bachillerato en el curso escolar 2003-2004, a nivel centros públicos. Así se desprende de los datos facilitados por la Delegación Diocesana de Enseñanza del Arzobispado, en el que se analiza la situación que se vive en el Principado de Asturias con respecto a esta asignatura.

   La cifra de la comarca es la segunda baja de toda la región, después del Nalón, donde la media se sitúa en el 28 por ciento. En el polo opuesto se encuentran las zonas del Caudal y Costa Occidente, en donde han optado por la Religión un 53 por ciento de los estudiantes. La media regional en los IES de Asturias se sitúa en el 43 por ciento, equivalente a 12.457 alumnos, una cifra ligeramente superior a la del curso pasado (un cinco por ciento más), gracias al crecimiento experimentado en Occidente Interior, Avilés, Oviedo y Gijón. Se ha constatado un importante aumento en los últimos tres años en la ESO (de 41% a 45%) y un ascenso de 10 puntos en Bachillerato (del 27 al 37 por ciento).

   Según estima la Delegación Diocesana de Enseñanza, la interpretación correcta de los porcentajes debe tener como referencia el número total de alumnos de Asturias (72.324) y los de cada centro escolar en el presente curso académico, en el que se han perdido 15.500 desde el año 2000 (87.781) y más de 7.000 con relación al pasado curso. La bajada de alumnos en la enseñanza religiosa escolar tiene efectos más negativos en los centros escolares más pequeños, al ser un hecho más notorio debido al volumen de alumnos por aula.

   La situación es muy diferente en los centros públicos de Educación Infantil y Primaria, donde los índices de la comarca avilesina alcanzan el 83 por ciento, en ambos niveles. En la comunidad autónoma y desde 1999, esta enseñanza ha caído 2 puntos, pasando de 43.722 a 36.957 alumnos, pero con la salvedad de que se redujo el número total de estudiantes en todos los centros públicos asturianos.

   Un dato muy significativo que se ha observado en Avilés es el hecho de que la mayor pérdida de alumnado no se produce tanto en el paso del último curso de Primaria al primero de la ESO, sino a lo largo de este ciclo y en el Bachillerato. En la comarca y Occidente Interior se llega al extremo de reducir el número de jóvenes matriculados en la enseñanza religiosa a casi la mitad de los inscritos en la ESO. En el cómputo global de la región, el número de estudiantes disminuye del 53 por ciento en el primer curso del instituto, a un 37 en Bachillerato.

Posibles causas

   En el conjunto de los centros públicos, la enseñanza religiosa ha bajado 3 puntos, del 69 al 66 por ciento. Al respecto, la delegación diocesana estima necesario realizar un análisis constructivo y crítico de la inscripción de esta enseñanza, valorando algunos factores causales de la reducción del alumnado, tales como el ambiente familiar en el que se mueven los niños y adolescentes, las actitudes de las asociaciones de madres y padres de alumnos ante la enseñanza religiosa, así como la posición de los claustros y consejos escolares ante la asignatura.ss También se incluyen otros posibles factores, como el papel de los equipos directivos, la situación real de las actividades de estudio que son alternativas a la enseñanza religiosa, el estilo personal y aptitudes pedagógicas del profesor de religión, así como la coordinación educativa escolar con la cristiana en las parroquias y movimientos eclesiales.

   El informe estadístico presentado por la delegación de enseñanza ha sido remitido a todas las parroquias de la diócesis y a los consejos pastorales de las mismas, tal como se ha podido observar estos días en los del arciprestazgo avilesino, en las que se insiste sobre la necesidad de realizar un esfuerzo que permita sensibilizar al conjunto de la sociedad sobre la importancia de la enseñanza religiosa en los centros escolares. El informe diocesano indica que se debe buscar una mayor integración y coordinación de los profesores de Religión en el conjunto de la acción evangelizadora de la Iglesia diocesana.

   También se ha hecho una defensa de la asignatura ante la Consejería de Educación. El anuncio de reducción de horarios escolares en Infantil, que conllevará una perdida significativa de profesores de Religión de Primaria, puede deparar un daño a los niveles superiores en un futuro próximo, por lo que se insta a tomar medidas alternativas que mantengan el alumnado. La enseñanza religiosa en los centros públicos es impartida por 295 profesores, de los que 220 -todos laicos- imparten esta asignatura en Infantil y Primaria. El resto lo hace en la Educación Secundaria. Atienden a los 49.414 alumnos que han optado por esta asignatura, pero su cifra se puede ver reducida en los próximos años a nivel de ESO y Bachillerato. Así, desde 1994 se han llegado a perder 30 plazas de profesores, hasta reducirse a los 75 en el curso 2003-2004, de los que 3 trabajan sólo a media jornada. En el presente curso, de los 75 docentes de religión católica, 26 son sacerdotes en activo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...