El 15-M se inclina por secundar ‘oficialmente’ la marcha contra la visita del Papa

Los ‘indignados’ consensuarán la decisión esta noche en Sol La mayoría de las asambleas ya han acordado respaldar la protesta Los organizadores no renunciarán a Sol, aún sin la autorización del Gobierno

El 15-M mira con buenos ojos a la marcha contra la visita del Papa que para el día 17 convocan Europa Laica, Redes Cristianas y AMAL. A falta de consensuar esta noche en Sol si hay respaldo 'oficial' o no, fuentes del movimiento ya han adelantado que "la mayoría de las asambleas de barrios están a favor" de organizar algún tipo de iniciativa que secunde la protesta. De hecho, varias asambleas se han unido ya a la lista de organizaciones –entre las que también se encuentra Izquierda Unida– que apoyarán la marcha.

En cierto sentido, la decisión era previsible. Aunque la convocatoria no parte del movimiento 15-M, las relaciones de los 'indignados' con los organizadores son estrechas -varios miembros del 15-M forman parte de la organización- y la posibilidad de unir fuerzas era una carta que estaba sobre la mesa.

No en vano, el pasado domingo un representante de Europa Laica ya acudió a la asamblea general que el movimiento celebra en Sol para informar a los 'indignados' sobre la convocatoria y aportar datos sobre la inversión de dinero público prevista para la visita papal. El lunes, el presidente de Europa Laica Francisco Delgado también admitía que entre sus filas "hay compañeros que simpatizan con el 15-M" y que están "encantados" de que como "ciudadanos libres" se unan "si quieren".

No renunciarán a pasar por Sol

De momento, y pese a la prohibición de la delegación del Gobierno, la marcha mantiene Tirso de Molina y Sol como puntos de referencia cuasi "inamovibles" en la negociación sobre la ruta a seguir. Anoche, las plataformas que respaldan la inciativa acordaron, según ha revelado Francisco Delgado, que si estos puntos no se respetan "se saldrá sin autorización". Aunque reconocen que mantienen "la esperanza" de que no sea así.

Los organizadores defienden que "el 17 no hay ningún acto oficial de la JMJ convocado" y que "el Papa ni siquiera estará en la ciudad", con lo que la 'colisión' de detractores y peregrinos de la JMJ no se produciría.

Hace unos días, Dolores Carrión, delegada del Gobierno en Madrid, anunció la negativa del Ejecutivo a aceptar el recorrido inicial planteado por los organizadores -Tirso de Molina, Jacinto Benavente, Carretas, Sol-. Desde la delegación se propuso trasladar la protesta al barrio de Lavapiés, algo a lo que estos se oponen por considerar que, no sólo se les relega "a calles estrechas y secundarias", sino que además y debido al gran número de manifestantes que se esperan, esa ubicación "podría ser peligrosa". Los convocantes propusieron al Gobierno tres recorridos -todos ellos finalizando en Sol-, que fueron rechazados.

La marcha, recuerdan desde Europa Laica, tiene como objetivo denunciar la "parafernalia institucional en torno a un evento de carácter privado". Desde la asociación insisten en su rechazo a que "se haya etiquetado a la marcha como 'anti-Papa', cuando no es así. "Benedicto XVI que venga cuando quiera, pero no así", reclaman.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...