EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra instan al Gobierno de Navarra y a Geroa Bai a cumplir el acuerdo para reducir el horario de religión

Los socios instan a Geroa Bai a “cumplir” el acuerdo sobre reducir al mínimo las horas de religión en la enseñanza – UPN y PPN defienden “la libertad” de las familias. Por su parte el portavoz de Geroa Bai afirma que ese debate debe llevrse al Congreso

EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra han instado a Geroa Bai y al Gobierno foral a “cumplir” el acuerdo adoptado por el cuatripartito para la reducción de las horas de religión al mínimo legal y han defendido que los pactos “están para cumplirse”. Por su parte, Geroa Bai ha argumentado que si se quiere una educación laica el debate debe llevarse al Congreso de los Diputados.

En declaraciones a los periodistas tras la Mesa y Junta de Portavoces, el parlamentario de Geroa Bai, Koldo Martínez, ha afirmado que comparten que en este momento “no es oportuno” reducir las horas de religión, como dijo Uxue Barkos, en el pleno de la Cámara y se ha preguntado si “se es más laico por apoyar reducir de dos horas a una” la asignatura. “Las personas están embarazadas o no lo están, no están un poquito embarazadas”, ha agregado.

En este sentido, ha afirmado que “si queremos una educación laica” el debate se debe llevar al Congreso y ha destacado que Geroa Bai apoyará “todas las medidas que supongan la desaparición de la religión de la escuela”. Por ello, ha instado a las fuerzas que han presentado la proposición de ley o que la van a apoyar a “llevar este debate donde debe tener lugar”.

Sobre la petición de sus socios de “cumplir” los acuerdos, Martínez ha recordado “cómo se presentó esta coletilla para que salieran adelante los Presupuestos, a última hora”. Y ha incidido en la idea de que esta iniciativa “tiene consecuencias laborales” y “no se puede hacer a bote pronto”.

Por su parte, Adolfo Araiz, de EH Bildu, ha recordado que la mayoría del Parlamento aprobó una moción para reducir las horas de religión, algo que “también se fijó en el acuerdo político que permitió la aprobación de los Presupuestos para el año 2017”. Y ha criticado que el Gobierno foral trate de justificar su negativa a llevarlo a cabo “con un argumento como la oportunidad política”.

En su opinión, “no es de recibo esa justificación” y ha alegado que la religión “tendría que estar fuera de las aulas”. Mientras tanto, y teniendo en cuenta que esto se legisla a nivel nacional, ha afirmado que “cuando no se puede segar se espiga”, por lo que “cuando no se puede suprimir la totalidad, estamos de acuerdo en que se suprima una parte”.

Preguntado por si esto tendrá alguna consecuencia en el seno del cuatripartito, ha contestado que “el coste de eso ya se ha amortizado internamente, ya hemos tenido nuestros debates y no es una cuestión tan trascendental como para que tenga consecuencias”. En cualquier caso, ha remarcado que “la primera lección que tiene que sacar el Gobierno es que los pactos se firman para cumplirse”, ya que “firmar un pacto para luego no cumplirse es un mal precedente”.

También el portavoz de Podemos, Carlos Couso, ha argumentado que la reducción de las horas de religión es “parte del acuerdo que se alcanzó para los presupuesto del año anterior de forma explícita” y ha defendido que “esto se tiene que cumplir”.

“Los acuerdos hay que cumplirlos”, ha reivindicado Couso, quien se ha mostrado a favor del modelo existente en otros países de Europa en los que “todas las religiones se explican en la escuela pública”, pero “no se hace instrucción”.

La representante de Izquierda-Ezkerra Marisa de Simón ha esperado que el Gobierno de Navarra “asuma los resultados de la votación en el pleno” y ha pedido a los parlamentarios de Geroa Bai que “actúen en consecuencia de un acuerdo programático que suscribimos entre los cuatro grupos que apoyamos el Gobierno”.

“Nosotros vemos claro que el acuerdo programático y el que se tomó para los Presupuestos de 2017 incluía esta cuestión, la reducción al mínimo de la asignatura de religión. Esperemos que los parlamentarios de Geroa Bai actúen en consecuencia a los acuerdos tomados, que se toman para cumplirlos”, ha argumentado.

Por contra, el presidente de UPN y portavoz parlamentario, Javier Esparza, ha defendido la libertad de las familias a decidir qué educación quieren para sus hijos y ha cuestionado que Barkos no dijera en el Parlamento “qué iba a votar”.

“No nos dijo si se va a abstener o va a votar a favor. Los 15 votos de UPN, más los 9 de Geroa Bai y los dos del PPN suman 26, por lo tanto, la presidenta va a decidir si se van a reducir las horas o no. Nuestros 15 votos ahí están”, ha resaltado.

Por parte del PPN, Ana Beltrán ha confiado en que la presidenta del Gobierno foral “haya entrado en razón” sobre este tema, ya que “alrededor de un 60% de los padres eligen que sus hijos estudien religión en los colegios”. Ha esperado así que “la cordura haya imperado en el Gobierno de Navarra y “piensen en los padres y no en sus intereses partidistas y políticos”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...