Egipto revisará la Constitución para iniciar el camino a unas nuevas elecciones

Un comité de expertos legales comenzaron a trabajar el domingo para revisar la Constitución de Egipto con matices islamistas, un primer paso vital en el camino a nuevas elecciones ordenadas por el Ejército tras derrocar al presidente Mohamed Mursi.

Los Hermanos Musulmanes de Mursi, que han acusado al Ejército de orquestar un golpe militar y han denunciado los planes de revisar la Constitución, realizaron nuevas manifestaciones el domingo para mantener la presión sobre el Gobierno interino.

Los militares quieren que se realicen nuevas elecciones en alrededor de seis meses y pidieron al comité de 10 expertos legales que presenten cambios a la Constitución dentro de 30 días para su revisión por parte de un órgano de base más amplia.

La Constitución original fue aprobada por un referéndum el año pasado, pero los críticos dijeron que el texto no protegía los derechos humanos, a las minorías ni a la justicia social.

Ali Awad Saleh, un juez y el asesor de asuntos constitucionales del presidente interino, presidió el comité del domingo y dijo que durante la próxima semana recibirá ideas de "ciudadanos, partidos políticos, todas las partes".

Khaled Dawoud, portavoz del Frente Nacional de Salvación, la principal alianza política laica de Egipto, calificó el inicio del trabajo de la comisión como "un desarrollo muy positivo".

Los Hermanos Musulmanes no han mostrado señales de estar listos para conversar con la nueva administración ni con el Ejército, y se han mantenido firmes en su exigencia de que Mursi sea completamente restaurado en el cargo. El líder islamista ha permanecido recluido en un lugar no divulgado desde su caída el 3 de julio.

Fuentes del Ejército y judiciales negaron un informe divulgado en la edición del lunes por la mañana del periódico estatal Al-Ahram que decía que el fiscal público había ordenado el arresto de Mursi por 15 días a la espera de una investigación de cargos de espionaje y de incitar a la violencia.

Miles de mujeres, niños y hombres marcharon el domingo desde una vigilia perpetua pro-Mursi en un suburbio de El Cairo hasta cerca del Ministerio de Defensa, protegido por alambres de púas y soldados bien armados.

"¿Por qué, Sisi, por qué, por qué mataste a nuestras hermanas?", gritó la multitud, en referencia al general Abdel Fattah al-Sisi, el ministro de Defensa que jugó un papel central en forzar a la salida de Mursi tras masivas protestas callejeras contra el gobernante islamista.

Más de 100 personas han muerto en enfrentamientos violentos este mes, incluyendo a tres mujeres que participaban de una manifestación en favor de Mursi el viernes en la población de Mansoura, en el delta del Nilo.

Dudas constitucionales

Los militares egipcios han dicho que la nueva Constitución debería ser sometida a un referéndum antes de las elecciones parlamentarias planeadas, en un intento por mostrar sus credenciales democráticas.

Sin embargo, algunos analistas han expresado dudas sobre apresurarse a revisar el texto dada la falta de consenso político que ha empañado la vacilante transición egipcia tras el derrocamiento del veterano autócrata Hosni Mubarak en 2011.

"El problema no es enmendar o redactar la Constitución, el problema es decidir la dirección del país", comentó Zaid Al-Ali de International IDEA, una organización intergubernamental con sede en Estocolmo.

"A menos que se logre un acuerdo político entre todos los principales actores del país, vamos a pasar de una crisis a otra", explicó.

Pese a las continuas tensiones internas, el nuevo Gobierno está tratando de mostrar al mundo que los negocios están volviendo a la normalidad en El Cairo. El domingo, el gabinete se reunió por primera vez desde que juró la semana pasada.

"La gente necesita ser informada cándidamente sobre el tamaño de los problemas de Egipto, que requieren de una acción rápida y decisiva", dijo un comunicado emitido durante la reunión.

Las finanzas de Egipto están vacilando. El déficit presupuestario ha crecido a casi la mitad de todos los gastos estatales, mientras que las reservas extranjeras sumaron sólo 14.900 millones de dólares en junio, menos de tres meses de importaciones que el Fondo Monetario Internacional (FMI) considera como un colchón de seguridad mínimo.

Sin embargo, algunos de los aliados árabes de Egipto recibieron con beneplácito la caída de Mursi y se han apresurado a llenar las arcas de la nación.

El banco central de Egipto dijo el domingo que recibió 2.000 millones de dólares en fondos de Arabia Saudí, el más reciente tramo de un paquete de ayuda de 12.000 millones de dólares prometido por estados del Golfo Pérsico.

Continúa la violencia

Sin embargo, continuaban registrándose hechos de violencia en la península de Sinaí, donde tres miembros de las fuerzas de seguridad de Egipto fueron asesinados el domingo por hombres armados, en el más reciente de una serie de ataques atribuidos a opositores islamistas.

Mursi fue el primer líder de Egipto elegido libremente, pero durante su año de mandato generó críticas por no lograr reactivar la vacilante economía, restaurar la seguridad ni construir instituciones.

Los Hermanos Musulmanes afirman que esos intentos fueron saboteados reiteradamente por los remanentes del antiguo Gobierno de Mubarak y de fuerzas hostiles a ellos.

Protesta embajada USA Egipto 2013

Archivos de imagen relacionados

  • Protesta embajada USA Egipto 2013
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...