Efemérides laicitas 15 de mayo

2011 – En España cientos de miles de personas acuden a la manifestación del 15 de mayo en varias ciudades españolas convocadas por la plataforma «Democracia Real, Ya», en un movimiento de protesta inédito que tiene lugar en medio de la campaña para las elecciones municipales y autonómicas, marcada por una profunda crisis económica y la corrupción, con la intención de promover una regeneración política, que implique una democracia más participativa alejada del bipartidismo y del dominio de bancos y grandes corporaciones financieras, mostrando su indignación porque los ciudadanos son considerados «mercancías en manos de políticos y banqueros». Nace así el movimiento «15M»

1891 – El papa León XIII publica su encíclica «Rerum Novarum», en la que expone la doctrina social de la Iglesia, señalando que el capital sólo puede legitimarse si se pone al servicio de las necesidades de la comunidad. También afirma que el Estado debe intervenir para proteger a los grupos sociales menos favorecidos y anima tenazmente a los obreros a que se organicen en asociaciones profesionales. Con esta innovadora encíclica se intentará la inserción de la Iglesia en el mundo obrero.

1648 – El término de Paz de Westfalia se refiere a los dos tratados de paz de Osnabrück y Münster, firmados el 15 de mayo y 24 de octubre de 1648, respectivamente. Este tratado supuso la desintegración de la república cristiana y el imperialismo de Carlos V, y además se propugnaron principios como el de la libertad religiosa «inter estados». Así, cada Estado adoptaba como propia y oficial la religión que tenía en aquel momento, lo cual es visto como una concesión católica a los nuevos cismas que, como origen político, habían roto Europa.

1548 – Se promulga el decreto imperial conocido como Interim de Augsburgo («Declaración de su Romana e Imperial Majestad sobre la observancia de la religión dentro del Sacro Imperio hasta la decisión del Concilio General») que pone fin a la Guerra de Esmalcalda.

1252 – El papa Inocencio IV promulga la bula Ad extirpanda, siendo posteriormente confirmada por Alejandro IV el 30/11/1259 y por Clemente IV el 03/11/1265. En ella, dado que desde tiempos de Inocencio III la herejía era considerada un crimen de lesa majestad, se autorizaba a la Inquisición pontificia el uso de la tortura como medio confesional para obtener la legitimación de los herejes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...