Asóciate
Participa

¿Quieres participar?

Estas son algunas maneras para colaborar con el movimiento laicista:

  1. Difundiendo nuestras campañas.
  2. Asociándote a Europa Laica.
  3. Compartiendo contenido relevante.
  4. Formando parte de la red de observadores.
  5. Colaborando económicamente.

[EEUU] En Maryland identifican a casi 200 sacerdotes como abusadores sexuales

Una investigación realizada por el fiscal general de Maryland identificó a 158 sacerdotes católicos romanos en la Arquidiócesis de Baltimore que han sido acusados ​​de abusar sexual y físicamente de más de 600 víctimas en los últimos 80 años, según registros judiciales presentados el jueves.

El fiscal general Brian Frosh anunció que su oficina completó un informe de 463 páginas sobre la investigación, que comenzó en 2019. Presentó una moción en el Tribunal de Circuito de Baltimore para hacer público el informe. Se requiere permiso de la corte porque el informe contiene información de citaciones del gran jurado. No está claro cuándo el tribunal tomará una decisión.

“Durante décadas, los sobrevivientes denunciaron abusos sexuales perpetrados por sacerdotes católicos y durante décadas la Iglesia encubrió el abuso en lugar de responsabilizar a los abusadores y proteger a sus congregaciones”, según el expediente judicial. “La Arquidiócesis de Baltimore no fue la excepción”.

El informe, titulado “Abuso del clero en Maryland”, identifica a 115 sacerdotes que fueron procesados ​​por abuso sexual y/o identificados públicamente por la arquidiócesis como “acusados ​​con credibilidad” de abuso sexual. También incluye a 43 sacerdotes adicionales acusados ​​de abuso sexual pero no identificados públicamente por la arquidiócesis, según el expediente judicial.

“El Informe resume el abuso sexual y la tortura física perpetrados por los 158 sacerdotes y la respuesta de la Arquidiócesis a ese abuso”, dice el expediente judicial.

En una carta publicada el jueves por la noche, el arzobispo William Lori de Baltimore se disculpó “con las víctimas-sobrevivientes que fueron dañadas por un ministro de la Iglesia y que fueron dañadas por quienes no las protegieron, que no respondieron con cuidado y compasión. y que no responsabilizaron a los abusadores por su comportamiento pecaminoso y criminal”.

“Al leer la moción de hoy, sentimos una vergüenza renovada, un profundo remordimiento y una sincera simpatía, muy especialmente por aquellos que sufrieron las acciones de los representantes de la misma Iglesia a quienes se confió su bienestar espiritual y físico”, escribió Lori.

David Lorenz, el líder de Maryland de la Red de Sobrevivientes de Abusados ​​por Sacerdotes, describió la noticia del informe y el número de víctimas como “absolutamente horrendas”.

“Una vez más, la iglesia ha mentido sobre la cantidad de sacerdotes abusivos”, dijo Lorenz en un comunicado. “Muchas parroquias eran vertederos de depredadores, algunas albergaban casi diez. Está muy claro que nadie estaba a salvo. Lamentablemente, no es diferente a cualquier informe diocesano o secular del país”.

Si bien el expediente judicial señaló que se identificaron más de 600 víctimas, también dijo que «casi con certeza hay cientos más, ya que el Informe Anual de Victimización por Delitos del Departamento de Justicia ha demostrado que la mayoría de los incidentes de agresión sexual no se denuncian».

Tanto los niños como las niñas fueron abusados, según el expediente judicial, con edades que van desde el preescolar hasta la edad adulta joven.

“Aunque ninguna parroquia era segura, a algunas congregaciones y escuelas se les asignaron múltiples sacerdotes abusadores, y algunas tenían más de un sacerdote abusador sexual al mismo tiempo”, dijo el expediente judicial. “A una congregación se le asignaron once sacerdotes abusadores sexuales durante 40 años”.

El abuso sexual fue tan generalizado, según el expediente judicial, que las víctimas a veces denunciaban el abuso sexual a los sacerdotes que eran los perpetradores.

La investigación también reveló que la arquidiócesis no informó muchas denuncias de abuso sexual, no realizó investigaciones adecuadas de presuntos abusos, no retiró a los abusadores del ministerio ni restringió su acceso a los niños.

“En cambio, hizo todo lo posible para mantener el abuso en secreto”, dijo el expediente judicial. “Si bien la Arquidiócesis informó una gran cantidad de denuncias a la policía, especialmente en los últimos años, durante décadas trabajó para garantizar que los perpetradores no enfrentaran la justicia”.

En la presentación judicial, Frosh argumenta que “ventilar públicamente las transgresiones de la Iglesia es fundamental para responsabilizar a las personas y las instituciones y mejorar la forma en que se manejan las acusaciones de abuso sexual en el futuro”.

“Más importante aún, es vital para proteger a los niños y a toda la comunidad”, dijo la presentación.

El expediente judicial también señaló que de los 43 sacerdotes que no han sido identificados ni procesados ​​públicamente, 30 han muerto.

“Para aquellos sacerdotes que han muerto, este interés adicional en el secreto es menos convincente”, dice la presentación.

La oficina del fiscal general eliminó toda la información de identificación de los 13 funcionarios de la iglesia vivos que han sido acusados ​​​​de abuso sexual pero que la arquidiócesis no ha incluido como acusados ​​creíbles y que no han sido procesados.

En 2019, Frosh inició una investigación criminal por abuso sexual infantil perpetrado por sacerdotes y otros empleados de la Arquidiócesis de Baltimore. Se produjeron cientos de miles de documentos que datan de la década de 1940 en respuesta a las citaciones del gran jurado.

Como parte de su investigación, la oficina del fiscal general creó una dirección de correo electrónico y una línea telefónica directa para que las personas reporten información. Más de 300 personas se comunicaron con la oficina y los investigadores entrevistaron a cientos de víctimas y testigos.

Total
16
Shares
Artículos relacionados
Total
16
Share