EEUU abre una investigación por todo el país ante la multiplicación de casos de pederastia en la Iglesia católica

El Departamento de Justicia reclama información a las diócesis después de que una decena de estados iniciarán indagaciones sobre abusos del clero

El Papa envía a los obispos norteamericanos a una semana de ejercicios espirituales para reflexionar sobre su actuación ante la crisis de la pederastia

Un bufete de abogados de San Francisco publica los nombres y fotos de 263 clérigos acusados de abusos en la costa oeste

El Departamento de Justicia de Estados Unidos ha tomado cartas en el asunto y ha anunciado una gran investigación federal sobre los casos de pederastia en la Iglesia católica que se suma a los informes que al menos una docena de estados han decidido emprender desde que en agosto saltara a la luz el informe Pensilvania.

Es la primera vez que el Departamento de Justicia decide afrontar, conjuntamente, la pederastia clerical, pues hasta la fecha eran las diócesis, o a lo sumo los fiscales de cada Estado, los que anunciaban investigaciones previas a la presentación de demandas conjuntas. Filadelfia, Pensilvania, Nueva York, Nueva Jersey, Chicago, Washington o California habían iniciado algún tipo de acción legal.

La investigaciones parciales habían sido la tónica hasta ahora. Así ocurrió, por ejemplo, en Boston en 2002, tras la publicación del famoso Spotlight por The Boston Globe, y más recientemente en Pensilvania tras la presentación de un cruel informe que revelaba la existencia de más de 300 depredadores que habrían abusado de centenares de menores durante décadas, ante la mirada cómplice de los obispos.

El escándalo de Pensilvania (que también motivó los ataques del ex nuncio en EEUU, Carlo María Viganò, al Papa Francisco, por las acusaciones contra el ya ex cardenal McCarrick), volvió a abrir la puerta a distintos requerimientos a las ocho diócesis del Estado. En esta ocasión, no obstante, la solicitud de documentación secreta de los archivos eclesiásticos vino de un Gran Jurado Federal, que quiere conocer si los responsables católicos cometieron crímenes federales como explotación sexual de menores, tráfico interestatal de niños, pornografía infantil o hasta crimen organizado. En caso de demostrarse este último, toda la Iglesia católica estadounidense podría ser condenada.

La pasada semana, varias diócesis, entre ellas la de Filadelfia, confirmó haber recibido dicha citación, asegurando que «cooperaremos con el Departamento de Justicia estadounidense en este caso». Y es que, tras el ‘informe Pensilvania’, las piezas del entramado de la pederastia en la Iglesia norteamericana continúan cayendo.

263 identificados en el clero de San Francisco

Los últimos datos provienen de un conocido bufete de abogados de la costa oeste, Jeff Anderson & Associates, que representa a un grupo de víctimas de abusos, y que ha publicado una lista con nombres y fotografías de 263 sacerdotes acusados de pederastia en tres diócesis del área de la bahía de San Francisco. En concreto, las diócesis afectadas son las de San Francisco (135 curas acusados), Oakland (95) y San José (33).

La publicación tuvo lugar días después de que la diócesis de San José anunciase los nombres de 15 religiosos, algunos de ellos ya fallecidos, a los que acusaba de haber cometido abusos sexuales, una lista que desde el gabinete de abogados consideraron «insuficiente».

«Los datos revelan la escandalosa escala de cientos de curas abusando de miles de menores desde antaño y hasta nuestros días en estas diócesis. Los datos también sugieren un patrón de prácticas de los responsables de la Iglesia, que incluye la orquestación de protección institucional», denuncia el bufete

Por otro lado, la Fiscalía de Washington se ha unido a las de otros estados, anunciando la apertura de una investigación tras la publicación, por parte de la diócesis, de un listado de 31 clérigos investigados, de los que 17 ya han fallecido. . Una operación que se suma a las acciones de fiscalías de distintos estados, y de la federal, en distintos puntos del país. En el caso de Washington, el papa Francisco aceptó el pasado 12 de octubre la dimisión del cardenal Donald Wuerlcomo arzobispo entre acusaciones de haber encubierto abusos.

Los obispos, de ejercicios espirituales

Mientras tanto, la Conferencia Episcopal estadounidense anunciaba que, «por invitación del Papa Francisco», todos los obispos se reunirán en un retiro espiritual durante una semana, del 2 al 8 de enero, en el Seminario Mundelein en la Archidiócesis de Chicago.

«El Santo Padre ha ofrecido amablemente al predicador de la Casa Papal, el Reverendo Raniero Cantalamessa, para que sea el director del retir «, subrayó en una nota el cardenal Di Nardo, presidente del Episcopado de EEUU. Distintas fuentes han revelado que, con esta medida, el Papa quiere que los obispos del país tomen conciencia de su actuación en el caso de abusos, antes de la reunión que mantendrá en febrero con los presidentes de los Episcopados de todo el mundo.

Estos ejercicios, apuntan otras fuentes, podrían ser el primer paso antes de que Francisco se decida a ordenar una visita apostólica a la Iglesia estadounidense, como ya hiciera en su día con la chilena. Ambas, iglesias podridas por el abuso a menores y el encubrimiento por parte de sus máximos responsables. La ‘tolerancia cero’ papal, de nuevo puesta a prueba.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...