¿Educación pública y no sexista para Chile? ¡Bieeeen!! ¿Pero… y laica no?

¡¡Apoyo 100% esta causa decente, justa, urgente, insoportable especialmente para ciertos creyentes!! Sí, ¡y 1000 veces sí!  ¡Pero no hay ni habrá educación pública no sexista en Chile sin educación LAICA!

Porque sin educación LAICA no es posible la consolidación -en Chile- del feminismo como movimiento libertario, emancipador y reivindicador de la igualdad plena la de mujer frente al hombre.

El principal objetivo laicista es la conquista igualitaria de la dignidad de tod@s l@s seres humanos, objetivo entendido en el contexto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y cuyos artículos más emblemáticos dejan abolidas las inmorales diferencias que existieron por siglos (en el nombre de “Dios”) entre los seres humanos.

Su artículo 18, por ejemplo, consagra la libertad de conciencia, es decir de pensamiento y religión, esto es, la libertad de pensar ya no dentro del corsé que impuso por siglos la religión patriarcal, culturalmente hegemónico, especialmente la que imperó (¿imperó?) en la sociedad medieval y premoderna.

Dicho artículo consagró para siempre la libertad humana auténtica de creer o no creer en la cosmovisión creacionista o cosmogónica que vende una u otra confesión o credo; consagró la libertad de resistir y rechazar a todo aquel Estado o poder que se arrogue el derecho de indoctrinarte en una u otra postura confesional, y peor si lo hace con niñ@s y adolescentes, como se hace en todas las escuelas del territorio nacional chileno, territorio que es parte de un Estado LAICO desde 1925. Y la Iglesia lo sabe.

Precisamente por esto, la Iglesia aún no ha firmado la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, pese a que ya han pasado más de 70 años de la promulgación esta carta universal en pro de la humanidad civilizada la dignificación y la humanización plenas de todos los habitantes del planeta, para todos los tiempos, lugares, Estados y naciones.

Si el Estado Vaticano firmase, debería acabar inmediatamente, entre otras cosas, con la discriminación milenaria a la que ha sometido a las mujeres. Pero no firma.

Y uno de los principales brazos que mantiene el Vaticano  -especialmente en esas comarcas que sometió y colonizó a sangre y fuego en alianza con los buscadores de fama y de fortuna o mediante camuflajes de civilización y “caridad evangélica”, por ejemplo Chile,  es éste: para mantener y perpetuar el patriarcado culturalmente hegemónico y las irracionales asimetrías sociorrelacionales entre hombres y mujeres se ha servido y se sirve de la parroquia y, vaya, vaya, por cierto, también de la “educación”.

En Chile (hablemos de Chile) la religión es, pues, uno de los más férreos bastiones e instrumentos con que cuenta la cultura patriarcal para someter a las mujeres.

Las religiones son uno de los elementos principales de discriminación y opresión de la mujer -la religión y las religiones en el mundo son el sostén del Patriarcado y el androcentrismo, dice María Villaverde, en su texto aquí parafraseado.

Podemos entonces concluir que no es posible desarrollar el feminismo y conseguir sus objetivos sin el LAICISMO, partiendo por la separación auténtica y verificable (no como sucede en Chile) de la Iglesia y el Estado, valor y derecho que propugna el laicismo, ¡VALOR QUE HAY QUE INSTALAR EN PRIMER LUGAR EN LA ESCUELA!

Una de las necesidades urgentes del feminismo es conseguir, pues, que la sociedad avance hacia LA LAICIDAD, pero ello solo será posible si el feminismo hace un aterrizaje o abajamiento a LAS ESCUELAS (partiendo obviamente por la conciencia docente y decente), pues las ESCUELAS son el lugar refugio de la transmisión y reproducción de la cultura patriarcal dominante; lugar en que las asignaturas de “RELIGIÓN” son uno de los brazos ideológicos “invisibles”  predilectos del poder patriarcal hegemónicamente dominante para eternizarse.

Esta es la condición sine qua non para construir y consolidar una educación verdaderamente pública, LAICA y no sexista; de lo contrario, la religión como pensamiento patriarcal alejado de la razón y de la ciencia (y de la filosofía laica) seguirá sometiendo con saña a las mujeres.

El feminismo está ligado, pues, indiscutiblemente a la LAICIDAD y necesita de ésta para seguir avanzando, ya que los mayores obstáculos a la igualdad entre hombres y mujeres los ha creado la religión estableciendo los cimientos de desigualdad y asimetría, fijándolos a perpetuidad a la cultura colectiva, a la cultura hegemónicamente dominante, como sucede en Chile, país “laico”.

Por esto último, el poder fáctico de la Iglesia, en alianza con el poder civil “laico” en Chile (seguramente también en España, cuna de la autora que aquí es parafraseada), implantaron, implantas a cada momento, imparten y mantienen SU asignatura de RELIGIÓN como un enclave o bastión de indoctrinamiento y reproducción “camuflada” de la lógica patriarcal ideológica dominante en todos los rincones áulicos de su (nuestro) territorio.

Pues bien, partiendo de la verdad incómoda, honesta e irrefutable, de que no cuadra para nada, por tanto, que en el Chile laico se imparta RELIGIÓN en todas las escuelas de su territorio, surge aquí una pregunta urgente (ajena por completo a las demandas que han esgrimido los organizadores, dirigentes y voceros del PARO DOCENTE de estos días… quienes solo hablan y defienden la educación PÚBLICA):

¿Por qué, en las motivaciones y propósitos que expresan públicamente los organizadores, voceros y dirigentes de esta admirable lucha y movilización docentes no se plantea algún reparo al hecho de que en un Estado laico la autoridad elimine Historia pero Religión (el brazo ideológico «invisible» de los obispos chilenos) siga siendo una asignatura intocable en ese Estado «laico»?

¿Por qué, entre las legítimas demandas que usted y los voceros del paro y la movilización docente han comunicado a la prensa y a la opinión pública,  no se oye ni lee una sola mención al derecho humano inconculcable que asiste a niñ@s y adolescentes de todo el territorio nacional a recibir una educación laica en un Estado que se declara laico desde el año 1925?

¿Cómo es posible que la autoridad civil siga permitiendo que en un Estado LAICO sean nada más y nada menos que estos siniestros personajes   (consúltese por favor Informe Especial: «Soy tu padre», sobre los abusos sexuales y… )  llamados obispos de Chile; todos renunciados forzosamente por conductas moralmente improbas, acusados incluso por el propio Papa,  los que detentan la prerrogativa exclusiva y excluyente, en ese Estado LAICO, de otorgar y firmar UN CERTIFICADO DE IDONEIDAD O PROBIDAD MORAL para que unos profesionales que estudiaron 4 o 5 años puedan trabajar en Chile como docentes?

¡¡Estamos tod@s, medievalmente, loc@s!! ¡¡Incluyendo l@s que, no sé por qué motivo o razón, callan acomodaticiamente o patriarcalmente desde la dirección misma del Magisterio que organiza y conduce el legítimo y necesario Paro Docente de estos días pues solo gritan por la educación PÚBLICA (gritos a los que me sumo 100%) pero sin hacer una sola mención a la educación LAICA, la que (si de verdad queremos pasar de una sociedad patriarcal misógina a una sociedad de iguales) es anterior a  la educación pública, educación LAICA que es groseramente burlada por la impúdica alianza que se fraguó en los más oscuros años de la dictadura militar chilena entre el poder civil y la Iglesia para imponer la asignatura de RELIGIÓN en todas las escuelas de Chile gracias a la firma que estampó un pechoño capitán de corbeta de esa nefasta dictadura al pie del tristemente célebre Decreto 924, fuerza normativa que rige en todo el territorio nacional oficialmente desde el 12 de septiembre de 1983 hasta el presente y que viola hasta hoy, flagrantemente,  la libertad de conciencia,  el principio de objeción de conciencia y algunos de los derechos humanos más emblemáticos  que asiste a millones de escolares, niñ@s y adolescentes que habitan hoy las escuelas de Chile, es decir, ¡¡fíjese usted!!, crecen y se educan (aunque suene como chiste) al amparo de un Estado LAICO.

Micaela Huala

Parafraseadora y pirateadora de desaprendizajes urgentes y apuntes insoportablemente laicos

Vocera Movimiento Autónomo de Filosofía – UC del Norte, Chile

Opinión parafraseada por Micaela Huala, tomada de “Laicismo y feminismo”, de MARÍA ASUNCIÓN VILLAVERDE ZAMORA · 22 MARZO, 2018. Fuente: https://laicismo.org/laicismo-y-feminismo-2/

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...