Educación en Castilla y León desecha la idea de imponer un ‘pin parental’ en los colegios

Representantes de Hazte Oír, ante la puerta de la Consejería de Educación. / FOTO HAZTE OÍR

La plataforma Hazte Oír se entrevista con la consejera de Educación mientras el Movimiento por una Escuela Laica denuncia que su campaña es «homofóbica»

Diez minutos de reunión en la Consejería de Educación han bastado para escuchar las reivindicaciones de la plataforma Hazte Oír y dejar claro que en Castilla y León no se impondrá el ‘pin parental’ que se implantará en Andalucía y que, textualmente, según el acuerdo de Gobierno firmado allí por VOX, PP y Cs, es «el establecimiento de una autorización expresa de las familias para la participación de sus hijos en actividades complementarias, en base a los preceptos consagrados en la Constitución Española». Una autorización que pretende, según la plataforma, «evitar el adoctrinamiento» en cuestiones relacionadas con la diversidad sexual.

Fuentes de la Consejería han señalado que la reunión, cordial, fue a petición de Hazte Oír y que se ha rechazado desde el primer momento la posibilidad de implantar ese ‘pin parental’. «Los colegios pueden decir más o menos qué actividades realizan dentro de las horas lectivas, pero dentro del currículo establecido. Por otro lado, para que se haga algo extraordinario lo tiene que decidir el claustro y se informa al consejo escolar, así que los padres saben lo que se va a hacer».

El lobby ha actuado desde hace algunas semanas en Castilla y León, con especial incidencia en Valladolid, donde se han repartido folletos a las puertas de algunos centros públicos y se ha enviado documentación a los colegios. Tras su reunión en la Consejería, los representantes de Hazte Oír aseveraron en una nota de prensa que «en muchos centros de Castilla y León se está adoctrinando, a través del programa ‘Sexo con sentido’, que tiene como objetivo deconstruir los roles de género». El programa en cuestión, aunque incluye esa «deconstrucción» entre sus objetivos, también habla, por ejemplo, de que se considera «un programa de educación sexual triple, dirigido a alumnos, padres y profesores, que trata de aclarar dudas y reforzar conceptos que los adolescentes se plantean sobre su sexualidad, su erótica y sus relaciones interpersonales con otras personas, independientemente de su sexo. Todo ello diseñado en estrecha colaboración con el equipo docente y de orientación».

La actuación de Hazte Oír ha provocado la respuesta del Movimiento por la Escuela Pública, Laica y Gratuita, que ayer mismo hizo público un comunicado en el que tilda la campaña de Hazte Oír de «homofóbica».

«La campaña señala a centros educativos que han tomado la iniciativa contra la homofobia y la transfobia», explican, y «se intenta poner obstáculos a una educación afectivo-sexual que ya se aplica en muchos centros y que entre otros resultados está ayudando a disminuir la transfobia y homofobia aún presentes en nuestra sociedad».

Para Escuela Pública, el ‘pin parental’ supondría incluir una especie de «censura por parte de las familias a los contenidos educativos en las escuelas». Y asegura que abrir esa puerta podría suponer, en el futuro, que «un negacionista del cambio climático» se negara a que sus hijos fueran educados en el tema respectivo en el currículo de Ciencias Naturales.

El II Plan de atención a la diversidad en la educación en Castilla y León,rubricado en 2017, incorporaba como «objetivo específico» el de «impulsar medidas y programas de educación en igualdad y contra el racismo, la xenofobia, la homofobia, la transfobia». Entre esas medidas se contaban, por ejemplo, la «sensibilización hacia la diversidad afectivo sexual e identidad de género y prevención ante los fenómenos del racismo, violencia de género, xenofobia, homofobia, transfobia», así como el «desarrollo de programas para la igualdad afectivo-sexual y la erradicación de manifestaciones abusivas y de violencia de género».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...