Educación confirma que no habrá alternativa a la Religión

Quienes no la den tendrán una hora menos de clase

El consejero de Educación, Tontxu Campos, despejó ayer las dudas en torno a la asignatura de Religión en la etapa de Bachillerato. Los alumnos que no la den tendrán dos horas menos de clase a la semana, ya que el departamento no va a introducir ninguna materia alternativa. La decisión está tomada, a pesar de las demandas de la Iglesia y sectores católicos, que han presionado para que se introduzca una alternativa que evite una probable fuga de alumnos de la asignatura de Religión.

El decreto de Bachillerato aún no ha sido aprobado formalmente por el Consejo de Gobierno, pero los centros vienen funcionando con el borrador que la consejería les trasladó ya en el mes de mayo. La reorganización de los estudios de Bachillerato en Euskadi aportó, entre otras novedades, la supresión de la asignatura alternativa a la religión. Los institutos pueden organizar así su trabajo colocando la Religión al final o al principio de la jornada, con lo que los alumnos que no la impartan pueden salir una hora antes o entrar una hora más tarde. El consejero, que compareció en la comisión de Educación del Parlamento a requerimiento del PP para dar cuenta de la situación actual de la asignatura, precisó que no se va a mandar a la Religión fuera del horario lectivo, como si fuera una extraescolar. "No habrá alternativa, pero la Religión se impartirá en la jornada lectiva; es decir, que no se va a poner a las siete de la tarde".

Mientras, en Primaria y Secundaria sí que existe una materia alternativa, aunque en estas etapas el problema reside en que algunos centros de la red pública no ofertan Religión porque consideran que en una escuela laica no debería incluirse como una materia lectiva. La ley obliga a todos los colegios a ofertarla. Por eso, el Departamento de Educación ha tenido que comprobar si efectivamente es así, ya que algunos padres han denunciado la inexistencia de la oferta en varios centros. En el curso 2007-08, un total de 168 centros públicos no impartían Religión. La mayoría se ha justificado en que no existía demanda por parte del alumnado, pero en 63 sí que había solicitudes. La consejería indaga ahora sobre los motivos que han llevado a estos colegios a no ofrecer la materia. En la actualidad, el 24% de los alumnos de Secundaria y el 36% de Primaria imparte Religión, unos porcentajes que se mantienen estables desde el curso 1998-99.

Por otra parte, EHAK enterró ayer prácticamente la reforma educativa que proyecta el Departamento de Educación, al reclamar que todas las materias que no sean estrictamente lingüísticas (como el inglés o la lengua española) se impartan en euskera. El objetivo inicial de la consejería es que sea el 60%, una pretensión que ya choca con los partidos de la oposición. Además, EHAK, de donde podría venir el apoyo alternativo a la reforma, rechaza la experimentación previa del nuevo sistema, algo que los socios de gobierno de EA (el PNV y EB) exigen.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...