Educació pospone el nuevo colegio público de Ciutadella hasta el 2014

Garantiza a los padres de los 36 niños forzados a ir este curso a la concertada que tendrán plaza pública en Primaria

Ciutadella no tendrá nuevo colegio público de Primaria hasta la próxima legislatura, y más tarde incluso de lo que acaba de reclamar el Ajuntament. Con las cifras demográficas en la mano, la corporación pidió hace un mes en pleno, y por unanimidad, que el Govern preveyera la entrada en funcionamiento del futuro centro para 2012. No obstante, la consellera de Educació, Bárbara Galmés, pospuso ayer la actuación a un próximo Plan de Infraestructuras y calculó que, si se planifica en 2012, el colegio podría ponerse en marcha en el curso 2013-2014.

La Conselleria tampoco ha atendido en demasía la demanda municipal para que este mismo curso se habiliten aulas suficientes con las que dar acomodo en la enseñanza pública a los 36 niños de tres años que se han quedado sin plaza y se resisten a ir a la concertada.

Tras casi dos horas de reunión, la consellera Galmés se comprometió ayer ante los padres a dar con la «fórmula jurídica» necesaria que ler permita garantizar plaza pública para sus hijos cuando, dentro de tres años, den el salto de Infantil a Primaria.

Bárbara Galmés explicó que, pese a los ímprobos esfuerzos realizados desde junio por el director territorial, Joan Coll, ninguno de los actuales centros del municipio ha accedido a alterar su planificación del curso para, en el mismo espacio, dar acomodo a los 36 chavales.

Además, recalcó la consellera, desplazar a estos niños de la concertada a la pública dejaría sin suficientes alumnos a escoletes como Es Poriol y obligaría al Govern a replantearse el sostenimiento de todas sus plazas con fondos públicos. Es más, Galmés dice comprender «la objeción de los padres a llevar a sus hijos a un centro religioso, pero no a dos escuelas laicas».

Pero, como quiera que la tendencia creciente estos últimos años en el municipio es que se aumente la demanda de la enseñanza pública en detrimento de la concertada, la Conselleria está dispuesta a poner en marcha otras medidas.

La más llamativa pasa por convertir en públicas dos de las escoletes concertadas de Ciutadella, Es Poriol y Joguina, que en la actualidad son gestionadas directamente por las propias asociaciones de padres de alumnos (APIMAs).

La «idea» persigue evitar que ambos centros pierdan el concierto educativo por falta de demanda, aunque para ello deberá escucharse primero el parecer tanto del Ajuntament como de la propia comunidad educativa.

El concejal Magí Muñoz, que como la alcaldesa Pilar Carbonero fue informado con posterioridad de los pormenores del encuentro, aboga en este caso por concentrar toda la oferta de 0 a 3 años en ambas escoletes y hacer que Xipell sea la única que dé acceso a los dos colegios concertados de la ciudad. Muñoz recordó de todas formas que el Ajuntament ha acordado crear un grupo de seguimiento para planificar el futuro de la escolarización en el municipio.

«Tenemos un mapa escolar y un cuadro de necesidades que no podemos obviar», aclaró Galmés, para quien sigue siendo más necesario dar respuesta a casos de masificación escolar de otros centros que crear nuevas aulas públicas que puedan ir en detrimento de las concertadas.

La tendencia en Menorca, recordó la consellera, es precisamente la contraria de la que se da en Mallorca, donde habitualmente la demanda se concentra más en los centros concertados y no tanto en la enseñanza pública. «En Ciutadella se ha suscitado una situación extraña y difícil, pero se trata de un problema puntual», aclaró.

El proyecto que sí marcha según lo previsto es el que permitirá a Maó disfrutar de su primera escuela pública en el último cuarto de siglo. El centro que suplirá al actual de Sa Graduada será una realidad a principios de 2011. Así lo prevé, al menos, la Conselleria d'Educació, que espera disponer en un mes del proyecto definitivo para sacarlo a licitación pública antes de que acabe el año. Si se respeta el plazo de doce meses previsto para su ejecución, no habrá impedimento para que la escuela abra sus puertas, en el peor de los casos, para el curso 2011-2012.

El gerente del Institut Balear d'Infrastructures Educatives (IBISEC), Francisco Fernández Terrés, anunció que el proyecto será financiado por el Ajuntament de Maó a través de un crédito concedido por la propia Conselleria.

Pese al movimiento impulsado por los padres que se oponen al traslado, Educació mantiene su intención de reconvertir la actual escuela de Sa Graduada en sede de la Escola d'Adults del municipio. El Plan de Infraestructuras de la Conselleria también contempla la próxima construcción de otro nuevo colegio de Primaria en la zona de Dalt Sant Joan de Maó.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...