Dos ediles de NaBai y el de IU de Burlada anuncian que no acudirán a la Salve

Consideran que el ayuntamiento no debe acudir a actos confesionales No obstante, muestran su respeto a la Iglesia, sus ritos y sus creyentes

Tres concejales de Burlada, dos de los cuatro del grupo de NaBai y el representante de IU, han anunciado su intención de, por primera vez, no acudir a los actos religiosos programados para fiestas como son la Salve, la misa y la procesión. José Sánchez Viedma (IU), Josema Urroz Barasoain (NaBai) y Txema Noval Galarraga (NaBai) explicaron que "la libertad individual de cada persona permite a cada concejal o concejala, como personas que son, acudir a los actos religiosos que le vengan en gana" pero defendieron que el Ayuntamiento "no puede, ni debe, acudir como institución representativa de toda la ciudadanía a ningún acto confesional". Los ediles subrayaron que "tras treinta años de constitución en la que se proclama la aconfesionalidad del Estado, no parece que sea adecuado mantener costumbres, tradiciones y actos que sólo tienen su origen y fundamento en el antiguo sometimiento de lo público a los designios de Dios".

Sánchez, Urroz y Noval quisieron recordar que en las programaciones festivas se vienen arrastrando actos religiosos que en el pasado constituían el centro de la fiesta. "En aquellos tiempos, que parecen no superados, la religión (católica, por supuesto) y el poder civil se confundían cuando no quedaba anulado el segundo por el primero", señalaron. No obstante quisieron dejar claro que esta decisión la han llevado adelante "con total respeto a la iglesia, sus creyentes y sus ritos" pero han considerado más apropiado no participar oficialmente en unos actos que no plasman la realidad de la separación de poderes que existe en la realidad. Además consideraron que la actitud de la mayoría de los representantes municipales es una muestra de que "el poder político vuelve a rendirse ante el religioso".

Cabe recordar que el alcalde jurado y los kargodunak de Elizondo al completo también tomó este año la decisión de no acudir de manera oficial a los actos religiosos en las pasadas fiestas de Santiago, celebradas en julio, por considerar "que el pueblo es el protagonista de las fiestas, sin distinción de ideas y creencias".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...