Dos centros se alzan contra Camps por Ciudadanía

Dos institutos anuncian su rechazo a Educación para la Ciudadanía en inglés

Está "tirando demasiado de la cuerda". Esa es la asombrada crítica que un sindicato de enseñanza, el STEPV, le hizo ayer al conseller de Educación del País Valenciano, Alejandro Font de Mora. El jueves, el conseller amenazó con abrir un expediente a aquellos profesores que no cumplan con su orden de impartir la asignatura de Educación para la Ciudadanía en inglés.

La advertencia de Font de Mora llegó después de que al menos dos institutos -Las Lomas de Alicante y Ballester Gonzalvo, de Valencia- anunciaran que no darán la materia en otro idioma que no sea el castellano o el valenciano.

La decisión de los centros no sólo responde a discrepancias ideológicas o pedagógicas con las órdenes de la consellería. Además, los equipos directores de ambos centros señalan que no tienen recursos para impartir la asignatura según las órdenes de la Generalitat: mediante un profesor de Filosofía o Geografía e Historia -tal y como dispone la orden del Ministerio de Educación- y otro de inglés para traducir los contenidos a los niños. Ambos docentes estarán en el aula de manera simultánea.

"No tengo profesorado para hacer de traductores", explicó Marita González, directora del Ballester Gonzalvo, "así que si no mandan un profesor extra, no habrá manera de dar la clase en inglés". En cuanto a las palabras de Font de Mora, González aseguró que "ya nos tiene acostumbrados a las amenazas pero lo que hacemos es legal".

El conseller contra todos

El método escogido por la Generalitat fue el último de una larga serie de cambios de opinión en lo que se refiere a la organización de la asignatura desde que se anunció, hace más de un año, que sería impartida en inglés. A la oposición de padres y profesores se sumó un fallo del Tribunal Superior de Justicia valenciano que prohibió que los alumnos sean evaluados en este idioma.

En los últimos días el enfrentamiento entre consellería y comunidad educativa se ha agravado. STEPV, CCOO, UGT, todos los partidos de la oposición, la Federación de Padres y Madres, asociaciones de directores y claustros enteros de profesores han pedido a la Generalitat que abandone el "disparate pedagógico" de impartir la asignatura en inglés. Pasado mañana comienza el curso.

El Gobierno hará cumplir la ley 

Dejando patente el malestar del Gobierno, pues ni siquiera se le preguntara por el asunto, la vicepresidenta hizo una mención especial al incumplimiento de la ley por parte de los ciudadanos al que, en su opinión, están obligando algunos ejecutivos autonómicos —como los de Madrid o Valencia, aunque no los citó— por incitar a la objeción a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), informa Ana Pardo de Vera.

“Si no se respetan las leyes, no se respeta a los ciudadanos”, aseguró María Teresa Fernández de la Vega, y, por ello, “el Gobierno hará uso de todas sus competencias para garantizar que los escolares puedan hacer uso de sus derechos constitucionales en las aulas recibiendo con normalidad la asignatura”. La número dos del Ejecutivo aclaró, además, que aquéllos que suspendan dos asignaturas obligatorias, como lo es EpC, repetirán curso. “El Gobierno siempre defiende la ley, siempre”, insistió de la Vega, además, cuando se le comparó EpC con la ley de banderas, que obliga a izar la española en todos los edificios públicos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...