Donación pública para iglesia provoca críticas

La donación de tierras públicas para una capilla católica en la ciudad turística mexicana de Cancún ha provocado críticas en un país muy sensible al favoritismo religioso.

Funcionarios locales de otras ciudades han sido objeto de críticas recientemente por dedicar públicamente sus ciudades a Jesucristo y a Dios en actividades religiosas. México tiene una larga historia de conflictos religiosos, como la Guerra Cristera en los años 20, en que murieron decenas miles de personas.

Pero la donación en Cancún molestó especialmente a algunos vecinos porque las tierras donadas eran para uso público y algunos querían convertirla en un muy necesitado parque para un vecindario de personas de bajos recursos a varias millas de los lujosos hoteles de la playa.

"La gente está muy enojada porque quiere un parque", dijo Tulio Arroyo, activista del medio ambiente y cívico cuyo grupo, Ombligo Verde, ha batallado en el pasado para defender los espacios públicos en Cancún, donde hay mucho apetito de bienes raíces.

Arroyo dijo que los terrenos estaban destinados a "servicios urbanos", lo que significa que son para parques, escuelas, una estación de bomberos y otros servicios públicos.

Pero la semana pasada los vecinos se llevaron una sorpresa cuando levantaron una cerca de alambre alrededor de los terrenos con un letrero que decía "Propiedad Privada, Prelatura de Cancún-Chetumal, Propietario Legítimo".

Bertha Grajales, portavoz de la autoridad de vivienda del estado de Quintana Roo, donde está Cancún, confirmó el viernes que los terrenos se habían donado a la iglesia, pero no dijo cuándo o por qué.

Las leyes mexicanas indican que el gobierno debe ser laico y no mostrar ninguna preferencia por ninguna religión.

Cristóbal Pech, portavoz de la prelatura, una entidad de la Iglesia católica similar a una diócesis, reconoció que el gobierno estatal donó los terrenos a la Iglesia después que vecinos pidieron una capilla.

"Los planes son construir una capilla. La comunidad católica pidió que se construyera una capilla", dijo Pech.

Arroyo dijo que su grupo ha presentado una queja ante las autoridades municipales pidiendo que se cancele la donación.

Las urbanizaciones han acaparado la mayor parte de las tierras disponibles en Cancún, lo que ha dejado a los 670.000 habitantes de la ciudad con pocos parques y acceso muy limitado a las famosas playas de la zona.

Pero la religión es un tema aún más sensible: México fue dominado económica, espiritual e intelectualmente por la Iglesias católica durante siglos. Después de la revolución de 1910-1917 se aprobaron leyes anticlericales muy fuertes que provocaron un levantamiento (1926-1929) de extremistas católicos conocido como la Guerra Cristera.

Aunque las restricciones se hicieron menos estrictas en los años 90, a muchos mexicanos, incluso los que se denominan católicos, no les agrada la participación de la Iglesia en la política o los asuntos públicos.

A principios de junio, la alcaldesa de Monterrey, la tercera ciudad de México, molestó a muchos cuando en una reunión al aire libre de católicos entregó las llaves de la ciudad a Jesucristo.

"Entrego la ciudad de Monterrey, Nuevo León, a nuestro señor Jesucristo para que su reino de paz y bendición sea establecido. Abro las puertas de este municipio a Dios como la máxima autoridad", dijo la alcaldesa Margarita Arellanes.

La alcaldesa dijo luego que hablaba como individuo, no como alcaldesa, y dijo que sus palabras no tenían por fin ofender a personas de otras religiones. Sin embargo, la declaración molestó a algunos legisladores, quienes pidieron censurarla. Otros alcaldes en el norte de México han hecho comentarios similares en el pasado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...