Docentes y padres laicos dicen que Ciudadanía será una «maría»

Vaticinan que una hora de clase semanal solo permitirá dar la mitad del programa El jesuita Martín Patino ve en la crítica episcopal un ataque político a Zapatero

Después de tanta bronca, la asignatura de Educación para la Ciudadanía será la nueva maría de la enseñanza. Así lo creen Luis María Cifuentes, presidente de la Sociedad Española de Profesores de Filosofía (Sepfid), el colectivo de profesores encargado de impartirla, y Lola Abelló, presidenta de la confederación laica de padres de alumnos (CEAPA). Ambos argumentan que esta enseñanza, que empezará a impartirse en 3° de ESO en Asturias, Cantabria, Aragón, Catalunya, Andalucía, Extremadura y Navarra, se ha quedado reducida a una hora semanal y ni supondrá un gran esfuerzo intelectual ni serán muchos los suspensos.


Cifuentes –coordinador del manual de la Fundación Cives sobre la materia, editado por Laberinto– y Abelló participaron ayer en un jornada parlamentaria organizada por el PSOE para arropar al Gobierno frente a la campaña desatada por asociaciones de padres católicos y parte de la Conferencia Episcopal.


AL MENOS DOS HORAS
"Una materia a la que solo se le dedica una hora semanal, frente a las dos para Religión aunque sea optativa, es una maría en toda regla. Ya hubo problemas on la materia de Ética y se impartían dos horas. Se puede suspender si no hay conocimientos o la actitud es negativa, pero es complicado", sostuvo el profesor, miembro de la asociación Cives, que preside el diputado socialista Victorino Mayoral.


Cifuentes sostiene que el Gobierno cedió "más de la cuenta" ante la jerarquía de la Iglesia católica al sacar de los contenidos temas como las nuevas familias, la sexualidad y el aborto, pero, además, fue "demasiado ingenuo" al dejar en manos de las autonomías la fijación del tiempo que se le dedica. "Las del PP decidieron rápidamente que una hora, y el resto, también", lamentó.


MUCHO RUIDO
Abelló también se mostró convencida de que el poco tiempo dedicado a la asignatura puede dificultar que se alcance el objetivo de que, al menos en los centros, se aprenda a convivir. "Mucho ruido y pocas nueces. No va a dar tiempo ni a dar medio programa. Habrían hecho falta por lo menos dos horas", sentenció la presidenta de CEAPA.


Los representantes laicos refutaron la acusación de que la materia será una nueva Formación del Espíritu Nacional franquista. "Eso solo es posible en los totalitarismos. En una democracia hay libertad de cátedra. Y aquí hay que respetar la Constitución y los derechos humanos", rebatieron.


DEBATE ABSURDO
Victòria Camps, catedrática de Ética de la Universitat Autónoma de Barcelona, criticó el debate "ridículo y absurdo" que se ha generado y aseguró que el mínimo común ético de la materia es inculcar el "civismo" activo y responsable contra el hombre materialista que fomenta el sistema capitalista.


El presidente de la Fundación Encuentro, José María Martín Patino, opinó que solo son una "minoría radical de la Iglesia" y de las organizaciones seglares las que se oponen a la asignatura, y que el llamamiento a la desobediencia civil es "ajeno" a la historia de la Iglesia.


Martín Patino encuadró la polémica dentro de una crítica de acento más político que educativo. "Nunca ha habido un proceso de deslegitimación a un presidente del Gobierno como el actual", sentenció el sacerdote jesuita.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...