Disputa entre Evo Morales y la Iglesia boliviana por los túneles de Potosí

El gobierno financiará la búsqueda de pasadizos secretos en antiguos templos y conventos. Los obispos se oponen.

El presidente boliviano, Evo Morales, anunció que su gobierno tiene pensado financiar la búsqueda de túneles secretos en antiguos templos y conventos católicos para poner en la mira del turismo internacional a la ciudad de Potosí, una de las más antiguas de Bolivia. La inciativa no fue bien recibida por los obispos de la Iglesia boliviana.
"Tengo información de que hay túneles secretos que conectan las iglesias. Me gustaría rehabilitarlos porque sería noticia mundial y lanzaría a Potosí como ciudad turística internacional", dijo ayer el mandatario desde esa ciudad, situada a 420 kilómetros al sudeste de La Paz.
De esta manera, el presidente, que el 12 de octubre pasado fue reelecto en su cargo con el 61% de los votos, agregó que su gobierno está dispuesto a financiar la excavación y pidió al alcalde de la ciudad que elabore un proyecto.
Sin embargo, la noticia no fue bien recibida por los obispos bolivianos, que tuvieron sus reparos a la hora de opinar sobre la iniciativa de Morales. "Los templos son patrimonio del Estado, pero la dueña y administradora es la Iglesia Católica, sin cuya autorización no podría llevarse adelante una intervención estatal, menos una excavación que pondría en peligro la edificación", aseguró el vocero del arzobispado de la región oriental de Santa Cruz, Edwin Bazán.
La ciudad de Potosí fue fundada en 1545 cuando los colonizadores españoles descubrieron allí la montaña de plata más rica del nuevo continente. En el siglo XVI fue la ciudad más poblada y rica del nuevo mundo y una de sus mayores riquezas son sus templos y conventos coloniales de más de cuatro siglos. Actualmente tiene una población que supera por poco las 130.000 personas.
Desde la Iglesia Católica boliviana siempre se negó la existencia de túneles secretos que pudieran conectar los antiguos templos y conventos, aunque sí se admitió la presencia de criptas subterráneas donde antiguamente se enterraban nobles y ricos mineros. "Por lo que hemos podido averiguar no hay ninguno de esos túneles. En el oriente se encontraron excavaciones que llegan hasta cierto punto y que tenían otros usos, pero no eran para conectarse o escapar", dijo Bazán.
En 1987 la UNESCO declaró a la ciudad de Potosí como Patrimonio Mundial de la Humanidad, debido a su rica arquitectura colonial, su complejo industrial minero del siglo XVI y su intrincado sistema de acueductos. Sin embargo, la organización nunca mencionó la posible existencia de túneles bajo la ciudad.
Actualmente Potosí, situada a casi 4000 metros de altitud, es una de las ciudades más pobres del país. De hecho, la UNESCO la incluyó en la lista de sitios históricos en peligro debido a que la actividad minera puso en riesgo el patrimonio, incluyendo su emblemático "Cerro Rico" por hundimientos en su cúspide.
El contrapunto entre Morales y los representantes católicos de su país suma un nuevo capítulo a una relación fría entre las partes, debido a que el mandatario les atribuye una tendencia autoritaria. A pesar de esto, el presidente boliviano es católico, al igual que la mayoría de los ciudadanos de su país.

Evo Morales ante el crucifijo

Archivos de imagen relacionados

  • Evo Morales y crucifijo
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...