Directores y padres de la escuela pública proponen dar Religión como extraescolar

Abogan por ofertar la asignatura, pero fuera del horario lectivo

La asignatura de Religión continúa en el centro del debate social después de que los obispos pusiesen en conocimiento de las autoridades educativas vascas que un centenar de colegios e institutos habían eliminado la materia en pleno periodo de matriculación. Las asociaciones de directores y padres de la escuela pública vasca salieron ayer al paso de las declaraciones de los tres delegados diocesanos al entender que la asignatura «debe ofertarse a todo el alumnado», pero «fuera de las horas lectivas». No es la primera vez que el colectivo propone sacar la materia del horario mínimo obligatorio. De hecho, forma parte del proyecto educativo diseñado por los directivos y agrupaciones de padres para la escuela pública vasca.

La Asociación de Directores de Primaria (Sarean) lo explica gráficamente. A su juicio, la asignatura de Religión Católica debería tener «el mismo rango que una actividad extraescolar», opinión que comparte al cien por cien la agrupación de Padres y Madres de la Escuela Pública y con la que los tres obispados vascos están en total desacuerdo al entender que supondría la desaparición definitiva de la materia en los colegios e institutos. «Acatamos sin ningún problema la orden impuesta por el Departamento de Educación de que se tiene que ofertar la asignatura en todos los centros, pero no debemos olvidar que somos una escuela laica», precisó ayer la portavoz de la Asociación de Padres y Madres, Ana Izagirre.
 
Tanto la Ley Orgánica de Educación como la de la Escuela Pública Vasca están obligados a ofertar la asignatura de Religión Católica en todos los centros financiados con dinero público. La propia portavoz del Gobierno Vasco advirtió ayer a los colegios «que deben ofrecer la asignatura», si bien reconoció que «sólo» les consta «una denuncia por la supresión de la materia en un centro escolar».
 
Descenso sostenido
En cualquier caso, Miren Azkarate aseguró que se tomarán «las medidas necesarias» para que todos los centros oferten la asignatura. «Siempre que se recibe alguna queja o reclamación, la Inspección de Educación comprueba que el centro haya ofrecido a su alumnado la enseñanza de la Religión Católica e interviene en el caso de que se limite la posibilidad de que el estudiante que lo desee pueda cursar la asignatura», según se explica en el comunicado emitido ayer por Educación.
 
Independientemente del número de colegios que impartan la materia, hay una realidad incontestable. Cada vez son menos los alumnos que asisten a clase de Religión Católica. Sólo la mitad de los escolares está matriculado en la asignatura frente al 75% de la media española, según un informe elaborado por la Conferencia Episcopal. Datos que vienen a constatar el «continuo goteo» de pérdida de matrículas en la materia registrado en la red educativa vasca en los últimos cinco años.
 
Pero la polémica va más allá del modelo educativo que se debe implantar en la escuela vasca respecto a una determinada asignatura. También contempla un problema de índole laboral. Sindicatos como ELA, CC OO, USO y UGT han reclamado a la consejería dirigida por Tontxu Campos (EA) que intervenga para evitar que la decisión de los colegios e institutos de eliminar la materia deje en la calle a los docentes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...