Diplomas universitarios para los imanes de Francia

París exigirá estudios a los líderes musulmanes para intentar frenar el fundamentalismo

Cursos de formación para imanes en las universidades francesas. En un intento por frenar el aumento del radicalismo islámico, Francia podrá en marcha estudios específicos de un año de duración para los imanes en los que los responsables de dirigir a los musulmanes en sus oraciones colectivas serán instruidos en historia de las religiones, sociología, religión comparada y los valores de la República Francesa.

Ese diploma universitario podrá será exigido a todas aquellas personas que a diario ejercen como imanes y será obligatorio para los aproximadamente 170 imanes que ejercen como tales en las cárceles francesas. Las prisiones galas están consideradas como un criadero del yihadismo: los musulmanes encerrados en ellas representan más de las mitad de los 68.000 presos que en total se cuentan en Francia, a pesar de que sólo son el 10% de la población total. Amedy Coulibaly, uno de los dos hermanos responsables del reciente atentado contra la revista Charlie Hebdo, estuvo encerrado en la prisión de Fleury-Merogis (la más grande de Francia) por robo a mano armada, y salió de la cárcel convertido en un radical islámico capaz de participar en uno de los ataques terroristas más sangrientos de la historia moderna de Francia.

En la actualidad ya hay seis universidades (en París , Lyon y Burdeos, entre otras localidades) que ofrecen diplomas para imanes, pero los planes del Gobierno es que a finales de año sean 12.

La idea de poner en marcha cursos de formación para imanes forma parte del plan para abrir un debate nacional sobre el Islam que el titular de Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha presentado esta mañana ante el consejo de ministros sus planes. El plan busca desde reforzar la seguridad de la comunidad musulmana (tras los atentados de enero han aumentado los ataques contra ese colectivo y cerca de un millar mezquitas y asociaciones culturales musulmanes están en estos momentos en Francia bajo la vigilancia por parte de la policía o el ejército) hasta frenar el avance del Islam radical. «Queremos un Islam totalmente integrado, plenamente compatible con los valores de la república francesa«, señalaba recientemente el primer ministro, Manuel Valls, quien hace poco también utilizó la expresión «islamofascismo» para denunciar la perversión del Islam a manos de los radicales.

Para lograrlo el Gobierno pondrá en marcha un nuevo foro para el diálogo del que no sólo formará parte el Consejo Francés del Culto Musulmán – organismo creado hace 12 años y que oficialmente representa a los cerca de seis millones de musulmanes franceses- sino también todas aquellas asociaciones que deseen unirse. La idea del Gobierno es que este nuevo foro se reúna por primera vez antes del comienzo del Ramadán, a mediados de junio. Bernard Cazeneuve quiere que ese foro sea un espacio de diálogo y que se reúna dos veces al año para discutir temas eminentemente prácticos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...