Dios «versus» religión

Dios vs. Religión, «that is the question». O lo que es lo mismo, un «acto de fe» privado frente a la socialización de dicho «acto de fe».

A un servidor de ustedes, que se reconoce abstemio de los términos parangonados (al menos dentro de lo posible en esta España libre, en tanto que perfeccionable), ni le estorba ni le inquieta precisamente el primero de los mismos, por lo que no considera lícito pedir cuentas a ninguno de sus avecinados respecto a lo que hagan o dejen de hacer en sus respectivos actos de fe. Y donde digo cuentas, pongan ustedes Insuficiente, Aprobado, Notable o Sobresaliente. La religión, empero, es otra historia.

Nunca alcancé a distinguir con nitidez dónde se ubican los 'límites perceptibles' que trozan la religión de la filosofía, la filosofía de la ciencia, la ciencia de la filosofía y la filosofía de la religión, tablas en definitiva de ese árbol originario que es la ideología. No obstante, y una vez asimilada la anterior cuadratura del círculo, sí que reconozco lo evidente: las religiones son un hecho no ya consustancial, sino trascendente en la historia de la humanidad; por tanto, es obvio que para entender la historia de la humanidad es imprescindible conocer la historia de las religiones. Sin embargo, para caminar por tales lodos urge la comprobación inmediata del piso transitado, pues no podemos olvidar que una cosa es la religión y otra bien distinta el estudio de su historia (tal que la ideología no es lo mismo que la historia de las ideologías). Cuando a mi hijo le impartan clases de historia de Europa, por ejemplo, agradeceré que le expliquen qué circunstancias sociales, políticas, etc., propiciaron este o aquel enfrentamiento, esta o aquella revolución, este o aquel pacto… Sin embargo, me rebelaré contra quien, en el espacio público del colegio, ejercite la catequesis ideológica de su versión, aunque coincida con la mía. O dicho de otro modo, hablar del estudio del hecho religioso en alusión directa a una opción religiosa excluyente del resto, me parece tan absurdo como legislar el estudio de la filosofía 'si y sólo si' se estudia a Platón y no a Aristóteles o 'si y sólo si' se estudia a Nietzsche y no a Kant.

Es más, el sentido común me dice que la supuesta asignatura optativa del 'estudio del hecho religioso' debería ser impartida por el profesor de historia o filosofía, en el entendido de que lo que se pretende es, por añadidura, el conocimiento de la historia de la cultura y de las ciencias, es decir, el conocimiento de la historia de la humanidad. En caso contrario, el gobierno de Zapatero tendrá que abastecerse de 'predicadores' de cada una de las religiones potencialmente 'estudiables' en nuestro país, a saber: animismo, budismo, catolicismo, confucianismo, hinduismo, islamismo, judaísmo, lamaísmo, protestantismo, taoísmo, etc., más las otras que aquí compiten en la liga de las sectas: Testigos Cristianos del Reino de Jehová, Adventistas del Séptimo Día, Niños de Dios, Ananda Marga, Arco Iris, Hare Krisna, Iglesia de la Cienciología, Iglesia Palmaria, Iglesia de la Unificación del Cristianismo, Meditación Trascendental, Misión de la Luz Divina… ¿Habrá ovejas para tanto pastor?

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...