Dios también da votos

La alcaldía de Rio ha aprobado con 28 votos a favor y sólo cinco en contra la introduccion de las clases de religión en las escuelas públicas a tiempo integral

No basta con seguirme, hay que hacer retwitte en mis palabras

La alcaldía de Rio ha aprobado con 28 votos a favor y sólo cinco en contra la introduccion de las clases de religión en las escuelas públicas a tiempo integral. Los cariocas se han rendido a Dios. La decisión ha sido tomada contra el parecer del Consejo Municipal de Educación que alegaba la condición de Brasil como Estado laico para no aceptar la enseñanza religiosa en las escuelas.
 El alcalde Eduardo Paes  se ha apoyado para sacar adelante su decisión, en el artículo 210 de la Constitución que impone que la enseãnza de la religión debe ser una de las asignaturas en la escuela fundamental pública.
 Desde que la Constitución fue aprobada en 1988 a hoy, Brsil ha cambiado sin embargo profundamente y la sociedad civil es más madura. Es verdad que no se puede olvidar que se trata de un país que continúa masivamente creyente, casi sin ateos ni agnósticos y conservador en la defensa de los valores tradicionales.
 La decisión de la alcaldía de Rio ha tenido en cuenta, eso sí, la libertad de los padres para que sus hijos asistan o no a las clases de religión y podrán decidir tambien el tipo de religión que deberá ser enseñada a sus hijos.
 Una cosa es cierta: en las elecciones municipales de 2008, el entonces candidato a la alcaldia, Paes se habia comprometido con las diferentes confesiones religiosas a introducir la enseñanza de religión en las escuelas. Y ha querido ser fiel a su promesa. Dios también da votos.
 El líder del gobierno en la Cámara municipal, Adilson Peres, del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) defiende la medida y alega razones éticas y morales. Según él “vivimos en una sociedad violenta y desagregada, con valores morales fragilizados y la enseñanza de la religión transmite a los niños valores de fraternidad, amor y compañerismo”. Peres pretende representarse a las elecciones el año que viene. Dios tambien da votos.
 Brasil es un pais ya moderno y próspero, a pesar de sus aún grandes desigualdades sociales, y estas caidas con ribetes de fundamentalismo religioso parecen más bien restos de un pasado, que no tienen ya  un consenso nacional. No acaso, el Consejo Municipal de Eduación de Rio había aprobado en febrero pasado un decreto prohibiendo la enseñanza religiosa en las escuelas públicas.
 Este bloguero ha sido siempre partidario de que en las escuelas se imparta, sin imponerla como asignatura, algún tipo no de enseñanza religiosa sino de Historia de las religiones, de todas, como se imparte Historia del Arte o de la Filosofia.
 Y he sido a favor porque, como me anotaba años atrás un catedrático de arte- por cierto  agnóstico- un niño que no estudie nada de Historia de las religiones, cuando vaya un dia a visitar, por ejemplo, el Museo del Prado de Madrid, no entenderá la mitad de su pintura que es religiosa. No digamos en los museos de  Italia o de Francia.

 La Historia de las religiones, que nada tiene que ver con la fe, es un hecho de cultura, que existe en el mundo y es imposible negarla o ignorarla. Enseñanza de la religión es adoctrinamiento, catecismo, Historia de las religiones, es cultura, dura y pura. ¿O no?

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...