¿Dios ha querido el monopolio masculino en la Iglesia?

El hecho de que en la Iglesia Católica los sacerdotes tengan que ser hombres es una mera cuestión de poder. Es lo que sostiene la teóloga Doris Strahm, coautora de un estudio sobre las mujeres en funciones de liderazgo en el Judaísmo, Cristianismo e Islam.

Puede que todos seamos iguales ante Dios, pero en ello no coinciden todas las religiones. Así lo refleja el estudio 'Rabinas, cantoras, imanas, muftíes, sacerdotisas, obispas y consejeras eclesiásticas…' que acaba de publicar un laboratorio de ideas que agrupa a expertas independientes comprometidas en facilitar el diálogo interreligioso.
 
El documento se centra en el Judaísmo, las Iglesias Católica Romana y Reformada del Cristianismo, así como el Islam en Suiza. Las mujeres pueden asumir puestos directivos tanto en las comunidades liberales judías como en las iglesias reformadas.

swissinfo.ch: El estudio muestra que en la Iglesia Católica Romana colaboran muchas mujeres, pero no pueden ser designadas para cargos clericales. ¿Por qué solo los hombres pueden ordenarse sacerdotes?

Doris Strahm: La Iglesia Católica argumenta que también Jesús se rodeó de apóstoles e invoca una tradición católica. Es un argumento insostenible, pues Jesús era judío y no fundó ninguna iglesia. El sacerdocio solo apareció en el siglo V.
 
Incluso la Comisión Bíblica Pontificia, al debatir el tema en 1976, llegó a la conclusión de que la exclusión de las mujeres del sacerdocio no consta en la Biblia.
 
Y hasta la década de los años 1980 se invocaba el argumento de que las mujeres no podían ordenarse sacerdotisas debido al carácter sacramental del sacerdocio: el sacerdote representa en sus funciones religiosas a Cristo y, por ende, debe ser un hombre.

swissinfo.ch: ¿Hay otros criterios de género?

D.S.: No hay otros criterios a excepción del sexo. Los sacerdotes reciben la misma formación que las teólogas. En mi opinión, esta situación se debe al carácter patriarcal de nuestra cultura, especialmente teología cristiana: Las representaciones de Dios, como Padre, Señor, Creador, Juez, Salvador son masculinas.
 
Esto sumado a la opinión de que la mujer está subordinada al hombre en la creación ha consolidado la creencia de que el hombre está más próximo a Dios que la mujer. Y al parecer los señores de la Iglesia -que llevan la voz cantante- comparten esa creencia. En realidad no es sino una mera cuestión de poder.

swissinfo.ch: ¿Qué imagen de mujer se esconde detrás de esa creencia?

D.S.: Detrás de la discriminación de las mujeres en la Iglesia Católica Romana está la visión patriarcal de la impureza de la mujer, la imagen del poder de seducción sexual femenino y la opinión de que la mujer, ante los ojos de Dios, es menos que el hombre. Creencias que la Iglesia aún no ha logrado superar.

swissinfo.ch: ¿Cómo se explica que dos iglesias, que se basan en los mismos textos, llegan a conclusiones tan diferentes respecto al ordenación de las mujeres?

D.S.: Esto refleja que no existen bases bíblicas ni teológicas reales para excluir a las mujeres de cargos clericales. Puesto que católicos y protestantes se basan en las mismas fuentes, las dos iglesias comparten la misma tradición y solo hay un Salvador.

swissinfo.ch: Según consta en su estudio (pág. 38), la persona que ordena a una mujer, comete –de acuerdo con las normas canónicas- el mismo tipo de delito grave que un sacerdote que abusa de un(a) menor. ¿Cómo se explica?

D.S.: La única explicación reside en el poder que ejerce la Santa Iglesia Católica, de dominio masculino, para la cual no hay nada más sagrado que preservar el sacerdocio en manos de los hombres. Considero que además de cínica, esta comparación es una doble bofetada.

swissinfo.ch: En las parroquias católicas trabajan muchas mujeres. Desde las funciones que desempeñan, ¿tienen alguna posibilidad de influir en las estructuras internas de la Iglesia?

D.S.: No tienen ninguna influencia, precisamente porque por su condición femenina están excluidas del sacerdocio. Y el sacerdocio es un requisito para acceder a todas las funciones de dirección, decisión o enseñanza.

" Las otras religiones, por lo menos, no justifican la exclusión de las mujeres de los cargos directivos con el nimbo divino. "
Doris Strahm, teóloga

swissinfo.ch: ¿Cómo evalúa el Catolicismo, si lo compara con las otras religiones contempladas en el estudio?

D.S.: El sacerdocio reservado exclusivamente a los hombres es una particularidad de la Iglesia Católica Romana. De la misma manera que la jerarquía eclesiástica se adjudica el derecho exclusivo de definir a aquellos que quiere mantener alejados del poder alegando la voluntad divina. Y cuando sostienen que “Jesús así lo quiso”, se eximen de todo argumento en contra.
 
Las otras religiones, por lo menos, no justifican la exclusión de las mujeres de los cargos directivos con el nimbo divino.

swissinfo.ch: El estudio habla de que se está formando una congregación de mujeres paralela a las estructuras jerárquicas y patriarcales. ¿Qué debemos entender con ello?

D.S.: Desde los años 1980 las mujeres, en lugar de desperdiciar sus energías en luchar contra las estructuras, las están canalizando a favor de sus necesidades religiosas. Reivindican que la Iglesia también es suya. Se trata de un movimiento mundial interconfesional de mujeres que comparten una actitud crítica.

swissinfo.ch: ¿Cree usted factible que la Iglesia Católica Romana emprenda el camino hacia la igualdad de derechos?

D.S. No creo que esa evolución ocurra desde arriba, desde Roma. Si queremos que algo cambie, ese cambio deberá producirse desde abajo. Las iglesias locales deben armarse de valor para emprender caminos nuevos e innovadores y romper con el centralismo romano.

Eveline Kobler, swissinfo.ch
Traducción-adaptación: Belén Couceiro

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...