Diócesis de Catamarca (Argentina) la más subsidiada por la municipalidad con 8 millones de pesos en el primer semestre

La Diócesis de Catamarca se convirtió en el primer semestre de este año en la institución más beneficiada por subsidios entregados en la Municipalidad de la Capital. En total, quedó con el 48,8% del dinero repartido en lo que va de 2017, en su mayoría para realizar obras de construcción o financiar fiestas patronales. Aunque la Iglesia que conduce el obispo Luis Urbanc había recibido importantes sumas en años anteriores, en este año superó ampliamente su techo.

Hasta terminado junio, la Diócesis recibió de manos de la comuna $8.286.000 distribuidos en solo seis expedientes, pero uno de ellos sumó la cifra más importante: el 17 de mayo, con el decreto nº491/17, se emitió a nombre del presbítero Héctor Salas un subsidio de $8.000.000 para cubrir los gastos de la obra de remodelación del colegio Juan Pablo II, un establecimiento privado que pertenece a la Diócesis, ubicado en el barrio El Milagro de la zona norte de la Capital. «El edificio muestra un gran estado de deterioro, siendo sus refacciones muy costosas, lo que hace imposible que el Obispado de Catamarca las pueda solventar con fondos propios», fue el argumento esgrimido para obtener este beneficio, que se pagará durante once meses.

Ese mismo día (decreto nº492/17), se otorgó otro subsidio de $100.000 al presbítero Ángel Nieva para solventar la remodelación de la capilla Nuestra Señora de Fátima del barrio General Paz. La obra se proyectó «en el marco de la celebración del centenario de la aparición de la Virgen de Fátima, recordado el 13 de mayo en todo el mundo».

Además, Salas recibió otro subsidio de $80.000 para obras en la parroquia San Nicolás (en mayo, decreto 526/17) y en otras oportunidades se financió el sonido utilizado en las fiestas patronales de Saujil, o el cerramiento de un inmueble donde se construye una capilla.

En total, los subsidios del Obispado representan el 48,8% de los $16.964.138,90 que repartió la Municipalidad durante el primer semestre de este año.

A cambio, el Obispado firmó convenios con el municipio en los que cedió terrenos para la construcción del nuevo Mercado de Abasto, o la utilización del Centro Terapéutico La Sala, entre otros.

Otros años

El Obispado fue uno de los más beneficiados en años anteriores, pero este año las refacciones del colegio Juan Pablo II superaron el récord. En 2016 recibió $1.683.079,82 que utilizó para las reformas en la escuela municipal Miguel Cané ($261.079,82), compra de ventiladores y refacciones para el Hospedaje del Peregrino ($200.000), la organización de las actividades en el 125º aniversario del Camarín ($170.000), y el cercado perimetral de La Gruta ($1.000.000) entre otros.

Además, en 2015 recibió $3.778.465 que se destinaron en su mayoría en obras de refuncionalización del antiguo Obispado, las obras en el ahora Museo de la Virgen, en el ex seminario y en la casa de retiros Emaús.

En 2016 y 2015 la Diócesis también fue de las más subsidiadas, pero por lejos este año fue el mejor: había recibido $1.683.000 y $3.778.000 respectivamente. A cambio, cedió algunos terrenos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...