Dicen que la Iglesia hace política

Hubo una película italiana, cuyo nombre no recuerdo, en la que un cura, desde el púlpito, instruía a los fieles en vísperas de unas elecciones.

Más o menos les decía: "No me preguntéis a qué partido tenéis que votar, que no os podré contestar, porque la Iglesia no se mete en política. Votad a quien queráis, pero con la condición de que el partido al que representan los candidatos sea demócrata y, ade- más, cristiano. Recordadlo bien, hermanos: demócrata y cristiano. Sois libres; votad en paz".
Debía de tener la película en el subconsciente el amigo que me vino a ver para contarme la pesadilla que le está costando el proceso electoral, que culminará el próximo 9 de marzo. Decidió consultarlo con el portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino, con el que un familiar que tiene en Madrid ha tenido alguna relación. "Vota a quien quieras, amigo: recuerda que los obispos no hacemos política y que tenemos una Constitución que avala tu libertad. Libre, pero con la condición de que el partido al que te gustaría votar no haya tenido contactos con terroristas de ETA en toda la legislatura y, a poder ser, que haya asistido a alguna de las muchas manifestaciones contra los del capuchón. Se me olvidaba: que no haya apoyado tampoco en el Parlamento ningún proyecto laico. Son detalles sin importancia que el Se- ñor te agradecerá".
Mi amigo está pasando un momento muy difícil. Su mal no lo curan las instituciones sanitarias. Ya sabe que los renglones de la Iglesia son muy torcidos, pero no imaginaba que lo fueran tanto. Sin pretenderlo, los obispos han promovido un frente anti-PSOE en el que figuran los terroristas y el PP. Como puede observarse, la política de los prelados es complicadísima. A mi amigo le está costando la salud.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...