Día Internacional del Laicismo y la Libertad de Conciencia en Granada

Un centenar de personas se han concentrado en la plaza del Ayuntamiento de Granada convocados por Granada Laica para reclamar avances hacia un Estado laico en este 9D Día Internacional del Laicismo y la Libertad de Conciencia.

Parte del manifiesto que se ha leído y repartido en el acto:

En Granada también se vulnera la libertad de conciencia en las escuelas con discriminación al alumnado que no da religión, con símbolos religiosos en las aulas, con actos religiosos en los centros escolares. El Ayuntamiento de Granada sigue concediendo medallas y honores a imágenes religiosas, sigue subvencionando con 475.000 a la casa Diocesana de Acogida o con 75.000 euros a las cofradías, su alcalde y los concejales asisten como Corporación a procesiones, misas,  ofrendas… En todos estos eventos religiosos también participan activamente otros –y abundantes– cargos y representantes públicos, tanto civiles como militares. La televisión municipal ofrece habitualmente programación confesional (especialmente en ciertas fechas, como la semana santa). Aunque se ha conseguido el cambio de colegios electorales a locales públicos, todavía existen unos quince en locales confesionales con símbolos religiosos a la hora de votar.

En la Universidad de Granada persiste una Cátedra de teología cristiana controlada y dirigida por los jesuitas. Asimismo se mantiene simbología religiosa en ámbitos universitarios públicos (casi siempre permanente, y a veces ocasional, como los belenes navideños). Continúa habiendo conferencias y talleres abiertos a la sociedad sobre creencias pseudo o anticientíficas (en ocasiones ligadas a mensajes de carácter misógino y homófobo), y se mantienen los patronos católicos en la mayoría de las Facultades y Escuelas, así como un Centro de Magisterio del arzobispado adscrito a la UGR. Especialmente graves son los cursos de religión católica en o fuera de los grados de Maestro (tanto en el citado centro eclesial como en la Facultad pública de Ciencias de la Educación), que habilitan a los futuros maestros y maestras para obtener la Declaración Eclesiástica de Competencia Académica, título que les permitirá adoctrinar a los niños y niñas en la escuela.

Deseamos compartir un sueño, una utopía universal, un proyecto político y jurídico, en donde la laicidad de las instituciones, los derechos civiles universales, la justicia social y la libertad de conciencia inunden todos los pueblos de la Tierra, con un total respeto hacia todo tipo de convicciones, en el marco de los principios democráticos, de justicia, de igualdad y de no discriminación, que proclama la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Porque apostamos por la construcción colectiva, como ciudadanas y ciudadanos libres e iguales; porque defendemos la palabra, la racionalidad y la libertad de expresión como instrumento de comunicación y progreso en las ideas; porque apostamos por el respeto a la libertad de pensamiento y conciencia, como elementos básicos para la convivencia y la emancipación del ser humano; porque apostamos por una ética humana común a todas las personas; porque apostamos por la igualdad y la dignidad de todos los seres humanos libres de fronteras, libres de discriminaciones; porque apostamos por un espacio común integrador de cuantas personas lo comparten; porque apostamos por la igualdad real ante la ley, la justicia social y la defensa de los derechos humanos universales.

Felipe y Natalia, dos jóvenes laicistas de Granada Laica, dan lectura al manifiesto.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...