Detienen a 4 mormones estadounidenses en Novorossiysk (Rusia)

Cuatro mormones estadounidenses fueron detenidos en la ciudad de Novorossiysk, en el suroeste de Rusia, de los cuales dos fueron deportados, declaró hoy la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova.

«Puedo confirmar los datos respecto a la detención de ciudadanos de EE. UU. por violar la legislación migratoria. Fueron detenidos cuatro, dos de los cuales fueron deportados por decisión de los tribunales», afirmó en conferencia de prensa.

Anteriormente el Movimiento de los Santos de los Últimos Días, conocido informalmente como mormonismo, informó sobre la detención este miércoles de dos voluntarios en una casa de reuniones en Novorossiysk, información confirmada tanto por el departamento de prensa del Ministerio de Exteriores ruso como por la Embajada estadounidense en Rusia.

Los ciudadanos norteamericanos fueron acusados de violar el régimen de visado al realizar actividades no previstas por el tipo de documento que tenían.

Por su parte, RIA Nóvosti reportó desde el tribunal regional que uno de los dos ciudadanos apeló la decisión, la cual fue denegada este jueves.

La portavoz del tribunal aseveró, citada por la agencia rusa, que los estadounidenses fueron condenados a pagar una multa y a ser extraditados.

En tanto, el representante ruso de la Asociación Religiosa del Movimiento de los Santos de los Últimos Días, Yuri Kozhokin, aseveró a Interfax que dos de los cuatro detenidos no tenía relación alguna con el movimiento mormón.

«En Novorossiysk fueron detenidos otros dos ciudadanos de EE. UU., que ya abandonaron el martes Rusia. Ellos no tienen ninguna relación con nosotros y se encontraban en la ciudad invitados por una entidad comercial», explicó el religioso, sin dar otros detalles.

Las autoridades rusas asumen una actitud cautelosa respecto a las religiones que difieran de la ortodoxa, la católica, el judaísmo, el budismo y la musulmán.

En abril de 2017, el Tribunal Supremo de Rusia prohibió las actividades de los Testigos de Jehová, al considerarlos una organización extremista, y ordenó la incautación de todas sus propiedades y la disolución de sus 395 filiales en todo el país.

Los Testigos de Jehová, que consideran que las acusaciones de la Justicia rusa son falsas, gratuitas y calumniosas, mostraron su rechazo a la decisión del Supremo y adelantaron que recurrirán ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

En su momento, el portavoz de los Testigos de Jehová en Rusia, Iván Belenko, denunció en declaraciones a Efe que la decisión de las autoridades rusas privará de su derecho a la libertad de culto a los 175.000 seguidores que tiene esa comunidad en este país.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...