Destruyen escuelas grupos de religiosos

Incitados por una presunta vidente, maestros y fanáticos religiosos de la comunidad de la Nueva Jerusalén empezaron a derrumbar con marros, picos y palas dos escuelas –de educación preescolar y básica–, que amenaza con desatar un nuevo conflicto en esta entidad. Representantes de la mesa directiva y jóvenes de la comunidad advirtieron a las autoridades que, de no enviar a la Policía Estatal, intentarían detener la situación por la fuerza, por lo que no descartaron un enfrentamiento "con graves consecuencias". 

Los miembros de la Nueva Jerusalén consideran que "las escuelas son del diablo" y se oponen a la educación laica. Desde agosto pasado, Martín de Tour miembro de la comunidad religiosa y sus seguidores tomaron las instalaciones de ambas escuelas. 

El martes 3, elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado llegaron al plantel para liberarlo, en represalia, los adoradores de la Virgen del Rosario empezaron a derrumbar la escuela la madrugada del viernes, azuzados por una vidente llamada Catalina, hija del anterior vidente Agapito, ya fallecido, quien era muy conocido en el poblado.

Óscar Montero Arreola, vocero de los representantes de la mesa directiva dijo que los inconformes destruyeron gran parte de los planteles escolares y que se llevaron computadoras y destruyeron mobiliario. "Los planteles daban atención a un promedio de 50 niños de preescolar y 20 de primaria, en tanto que se mantiene la tensión en esta comunidad y exigen la intervención de las autoridades estatales, cuyo llamado no ha sido respondido", dijo Montero Arreola.

El obispo Santiago Mayor, miembro disidente de Nueva Jerusalén dijo que él y algunos de sus seguidores intentaron comunicarse desde temprano con Santiago Tapia, encargado de asuntos religiosos en la Subsecretaría de Gobernación de Michoacán para alertarlo de la situación pero no han tenido respuesta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...