Desmontando la navidad

Que la Iglesia Católica se ha montado sobre las ruinas de anteriores religiones, ya lo sabemos todos, en realidad eso lo han hecho todas, desde las primeras Diosas del Paleolitico, cada civilización ha ido creando sus propios dioses e imponiéndolos a los anteriores.

Toda su base, personajes, celebraciones, sus mitos y ritos han sido una adaptación de personajes, mitos, celebraciones herededadas de miles y miles de años antes de su historia.

Llogari Pujol un teólogo especialista en textos biblícos dice que perdió la fe cuando descubrió que los famosos evangelistas construyeron la vida de Jesús, utilizando textos egipcios.

“Los Evangelios fueron compuestos por eruditos sacerdotes judeo-egipcios del templo de Serapio en Sakkara (Egipto) tradujeron palabra por palabra textos egipcios”

Según él la oración del “Padre Nuestro…” se encuentra en un texto egipcio del año 1.000 de la era común, o sea, 1.000 años antes del año en que empezamos a contar nuestra fecha en el calendario.

Según Xavier Musquera en su estudio “El triunfo del Paganismo” en la Navidad tenemos otro ejemplo de copia, reconversión, o transformación, como se le quiera llamar.

Al contrario de lo que nos contaban de niños, pagano no es aquella persona que muere en pecado por estar lejos de la verdadera fe, que según quién te hablara podía ser la musulmana judía o cristiana, no, nada más lejos de la realidad.

El término pagano viene del latín (paganus) y quiere decir habitante del campo. Los paganos eran los campesinos que seguían sus antiguos cultos, a sus dioses, tenían sus mitos y por lo tanto sus ritos.

Uno de los ritos de los primeros agricultores del Neolitico era la celebración de fiestas cuando llegaba el Solsticio de Invierno o sea, el día con la noche más larga del año, para conmemorar el triunfo del Sol sobre las tinieblas pues a partir de ahí los días se van alargando hasta llegar al Solsticio de Verano o sea, la noche más corta.

La oscuridad del invierno la alegraban con hogueras, antorchas, comida y bebida que era compartida entre todos y cantaban al Sol Invicto y celebraban su Natividad, así como celebraban las fiestas de las semillas que iban a sembrar, del vino y todo relacionado con el ciclo de la Naturaleza.

Este Sol Invicto fue despues sustituido por diferentes dioses como Mitra uno de los más respetado por los romanos sobre todo por los soldados, que lo habían importado de Persia, y decían había nacido en esas mismas fechas.

Con el auge del Cristianismo estas celebraciones fueron cristianizadas, usando la fecha del 24 de Diciembre para el nacimiento de su Dios, y la figura del niño Dios heredada de los egipcios (Horus) se convirtió en Jesús, el Sol que surgía de las tinieblas, oficialmente a finales del S.IV, llenando así el vacío que tenían en los Evangelios, donde en ninguna parte se mencionaba la fecha de su nacimiento.

Y así llegamos a 2015 y adornamos las calles y las casas con luces que han sustituido a las hogueras, y no sacamos lo que tenemos y lo compartimos, sino que compramos comida y bebida para que nos sobre, y regalos para toda la familia y amigos, y hemos olvidado en la noche de los tiempos, nuestros comienzos, la importancia de las semillas, del Sol, de la Naturaleza que en definitiva es por lo que empezó todo. La Iglesia y los grandes almacenes se han encargado de ello.

FELIZ SOLSTICIO DE INVIERNO

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...