Descienden en España las vocaciones misioneras de religiosos

La cúpula eclesiástica española ha evidenciado su «gran preocupación» por el descenso de las vocaciones misioneras de religiosos.

Aunque nuestro país ha sido protagonista de numerosos compromisos evangelizadores por todo el mundo a lo largo de su historia, la Conferencia Episcopal percibe que en la actualidad su número tiende a disminuir gradualmente, si bien no aporta porcentajes o datos concretos de esta bajada en la actividad misionera. Pero lo admite abiertamente en una instrucción pastoral aprobada por la última Asamblea Plenaria bajo el título Actualidad de la misión 'ad gentes' en España.
Actualmente hay cerca de 17.000 misioneros españoles repartidos por los cinco continentes (12.000 de ellos en América Latina), pero el Episcopado hace un llamamiento en el documento a fortalecer la «responsabilidad misionera» y a evitar el peligro de reducir esta actividad a la de un mero 'cooperante' o especialista, toda vez que su objetivo esencial, además de ayudar a los más necesitados y superar las injusticias, es transmitir el Evangelio para encontrarse con Dios. La instrucción considera que hay que abrir una reflexión sobre las causas de lo que considera un «desequilibrio»: el crecimiento de la solidaridad con los más desfavorecidos.
El obispo de Jaén y presidente de la Comisión Episcopal de Misiones, Ramón del Hoyo, confirmó que «ha bajado mucho la respuesta al compromiso misionero de religiosos», aunque sostuvo que se ha incrementado el número de evangelizadores laicos, aunque su misión no es de por vida. A su juicio, el descenso está motivado porque se ha «descuidado» la formación y los seminarios sobre la misión universal en colegios, parroquias y movimientos. La pastoral es aún más dura y asegura que se presta una «atención marginal o de carácter ocasional a la educación misionera de los fieles». Una «debilidad que se agudiza en la formación de los candidatos al sacerdocio o la vida consagrada», reseña.
Evangelización en España
Pero, además, Del Hoyo consideró necesaria una nueva evangelización en España, «porque hay personas que no son bautizadas y no conocen el Evangelio, y otras que están bautizadas y se han alejado de él». «También aquí es tierra de misión», dijo.
El prelado destacó que, a consecuencia de la globalización, a nuestro país están llegando misioneros de otros lugares que están siendo «bien acogidos en general, sobre todo por inmigrantes de Hispanoamérica, que son personas muy religiosas». En este sentido, la instrucción de la Plenaria incide en que en la actividad misionera «se abren nuevos horizontes más allá de las fronteras geográficas». Alude a que la actividad evangelizadora debe evidenciarse también en los nuevos ámbitos sociales y culturales de nuestra sociedad, como son los jóvenes, los «alejados» (de la fe), las grandes urbes y el mundo de la cultura, entre otros sectores.
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...