Denuncian que una residencia católica de huérfanos ponga como requisito estar bautizado y excluya a los discapacitados

El colectivo Europa Laica ha denunciado los hechos ante la Fiscalía, así como ante la Consellería de Educación al entender que se produce discriminación

Europa Laica ha puesto ante la Fiscalía de la Comunidad Valenciana una denuncia contra el Colegio Imperial de Niños Huérfanos San Vicente Ferrer, situado en San Antonio de Benageber (València), por poner  entre los requisitos para ser admitidos «estar bautizados en la Iglesia Católica» y excluir a aquellos con «discapacidad física o psíquica», así como aquellos que estén «sin regulación».

El colectivo denunciante ha puesto en conocimiento de Fiscalía la situación al considerar «inadmisible e ilegal» estas condiciones que podrían ser constitutivos de delito. Por otro lado también han informado a la Conselleria de Educación instando a que se abra un expediente resolutorio sobre este tema dada la circunstancia de que este centro está subvencionado con fondos públicos. Entienden además que se vulneran  preceptos de la ley Orgánica de Educación que impone a los centros concertados una obligatoriedad de no discriminación en los requisitos de admisión por razones de religión, capacidad física o situación o no de residencia legal.

En su comunicación a Educación, Europa Laica también pide que se traslade a la Conselleria de Igualdad esta situación «ya que mucho nos tememos que esto centro educativo recibe subvenciones en calidad de orfanato y desconocemos si puedan existir en este centro menores tutelados, pero si así fuera, seria de especial gravedad y preocupación que los menores tutelados públicamente lo hagan en centros confesionales».

Respuesta del colegio

A esta denuncia desde el colegio se ha querido especificar que los requisitos no son para la escuela, sino para la residencia de estudiantes la cual es «totalmente privada». En ella afirman que acogen a niños no bautizados y menores de otras religiones, aunque prefieren que estén bautizados por la Iglesia Católica porque «encaja mejor en este tipo de centro un niño católico».

Por lo que se refiere a la exclusión de menores con discapacidad física o psíquica el centro apunta qu no cuentan con los medios necesarios para atenderlos adecuadamente».

Finalment en cuantol rechazo de niños «sin regularización» afirman que tienen que exigir la residencia legal en España porque ellos no tienen la custodia de los niños y necesiatan que sus familias tengan los papeles en orden, así como para poder recibir también asistencia médica.

Imagen de los requisitos que exige el centro en su web para ingresar en la residencia


También en:

Levante

ComarcalCV

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...