Denuncian que 16 curas implicados en pederastia en EEUU se refugian en México

"México ha permitido el ingreso de pederastas clericales y ha puesto en peligro a sus ciudadanos por permitir que entraran en nuestro país, sin ningún reproche, ninguno, a sus antecedentes", dijo hoy a Efe Edgar Barragán, director para América Latina de SNAP.

En entrevista el activista explicó que la ONG ha detectado y localizado hasta ahora 16 nombres de sacerdotes, estadounidenses y mexicanos, que están en activo en México y que en algún momento enfrentaron demandas en EEUU, la mayoría de ellas de carácter civil.

"Allá, desgraciadamente, en muchos de los estados de donde vinieron, ya expiró el tiempo para poderlos demandar penalmente", explicó Barragán, quien logró la lista cruzando los nombres de curas abusadores denunciados en EEUU con los del Directorio Eclesiástico de la República Mexicana, que se actualiza cada dos años.

Según SNAP, la presencia de sacerdotes implicados en pederastia en México se ha detectado en diócesis de los estados de Jalisco, Yucatán, Guerrero, Baja California, Aguascalientes, en el Estado de México, Veracruz, San Luis Potosí, y en Ciudad de México.

En la capital de México SNAP tiene localizado a Lucas Antonio Valdés Gálvez, un estadounidense de la diócesis de Pueblo (Colorado), quien fue acusado de abusar de una niña de 11 años, viajó a Argentina, y más tarde a México, donde está en activo en la iglesia del Sagrado Corazón (Ciudad de México), según SNAP.

Otro cura pederasta en la capital ha sido identificado como Francisco Javier García Ortiz, quien según la ONG fue enviado a Sacramento (California, EEUU), allí fue denunciado por abusos en 1995, y más tarde trasladado a México.

El diario Milenio informa hoy de que este sacerdote estaría activo en el templo de la Medalla Milagrosa, en la capital mexicana.

Creada en 1987, SNAP se instaló en México en 2005. Desde entonces ha registrado los casos de presencia de sacerdotes abusadores e informado de los mismos a la Archidiócesis Primada de México, encabezada por el cardenal Norberto Rivera Carrera.

Según Barragán, éste último ha desoído las denuncias vertidas por los activistas en un país donde el delito de pederastia como tal no existe, por lo que no suelen llegar a buen término las denuncias presentadas contra los clérigos.

"Aquí en México, desgraciadamente y hasta la fecha, no existen los vínculos legales para procesar a estas personas o a quienes les siguen encubriendo y permitiendo que estén en este país", agregó Barragán.

La Cámara de los Diputados aprobó el 19 de abril de 2009 una propuesta para penalizar la pederastia, pero la misma se encuentra en el Senado, donde en comisiones no ha progresado hasta su aprobación.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...