Denuncian «la islamofobia» de Arístegui

El portavoz de la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas, Yusuf Fernández, ha denunciado la “islamofobia” de Gustavo de Arístegui, portavoz de Asuntos Exteriores del PP en el Congreso de los Diputados, en un artículo publicado en WebIslam.com. Fernández asegura que este discurso antimusulmán "viene siempre disfrazado por una pretendida condición de ‘experto’ en el mundo islámico”.

Asimismo, Fernández sostiene que el diputado del PP “intenta vincular cualquier simpatía o defensa de Al Andalus, el período cultural y científico más brillante de la historia remota de España, con la defensa de las tesis del ‘radicalismo islamista”. Según la Federación de Española de Entidades Religiosas Islámicas, "la tesis de estos derechistas radicales" es la siguiente: "apoye el legado de Al Andalus y Vd, hará el juego a Al Quaida".

Este representante de las comunidades islámicas, niega las tesis de Arístegui y defiende la recuperación de la memoria de Al-Andalus en el sentido estrictamente cultural.  Y afirma que su federación “rechaza cualquier intento de grupos radicales para que utilicen Al Andalus en su propaganda”.

Confusión deliberada
Para él, Arístegui “confunde deliberadamente entre islamismo, una ideología política legítima basada en el Islam, con el radicalismo o terrorismo”.

Los objetivos de los terroristas
La protesta de Fernández viene provocada por una conferencia que dio el dirigente del PP en el Club de Prensa Asturiana de La Nueva España el pasado 23 de junio bajo el título “Las relaciones del Islam con Occidente: pasado, presente y futuro”. Allí explicó los objetivos de los terroristas islamistas a su entender, tal y como recogió el periódico asturiano La Nueva España

Contra regímenes apóstatas
El más importante de los objetivos del terrorismo yihadista, según Arístegui, “es derrocar a los regímenes y gobiernos que ellos consideran corruptos, impíos, anteislámicos pero, ante todo apóstatas”. Igualmente, el diputado hizo hincapié que “al apóstata se le considera un renegado de la fe, convirtiéndose, así, en un traidor y en un peligroso ejemplo negativo para el resto de la comunidad”.

Reconquista de los territorios
“La segunda de las obsesiones” del terrorismo yihadista, continuó Arístegui, “es la reconquista de los territorios que estuvieron en su poder en algún momento de la historia, aunque haya sido un solo día”. El político explicó que “quienes viven en tierras antes islámicas son sus ocupantes ilegítimos en el mejor de los casos y, en el peor, descendientes de apóstatas”.

Restauración del califato
Para Arístegui, la tercera prioridad para los islamistas radicales, “una minoría entre los 27 millones de creyentes del Islam que viven en Europa”, es “la restauración del califato islamista abolido por Ataturk”. Sería, según el diputado, “una federación de estados brutalmente opresivos como lo fue el régimen talibán”.

España, pieza clave
“El terrorismo islámico yihadista no comenzó el 11-S”, es la afirmación con la que comienza el libro de Arístegui La Yihad en España. La obsesión por conquistar Al-Andalus. En él, sitúa a España como una pieza clave del islamismo en Europa: “Los islamistas se creen legitimados para reconquistar, por los medios que sean necesarios, este país que fue parte de Dar al Islam (la tierra del islam) y debe volver a formar parte del mundo islámico".

Precisamente, Fernández ha argumentado que este libro está “lleno de falsedades” como la de que los “islamistas radicales” sueñan con Al Andalus.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...