Democràcia i Llibertat: propone “una asignatura general de ética y religiones»

“Aceptar la pluralidad religiosa en lo público es un tema mal resuelto”   Carles Campuzano, de Democràcia i Llibertat, explica algunas de sus propuestas en materia religiosa y de libertad de conciencia.

La coalición política catalana Democràcia i Llibertat se presenta a las elecciones generales del 20 de diciembre en un momento de intensidad política en Cataluña tras las pasadas elecciones regionales del 27 de septiembre. El partido con más peso en la coalición, Convergència Democràtica de Catalunya, fue entonces uno de los defensores de la independencia. Una argumentación que marca asimismo su programa político para las elecciones generales.

Preguntamos a Carles Campuzano, número dos por Barcelona al Congreso de los diputados, cuestiones relacionadas con la libertad religiosa, la educación confesional, la gestión del espacio público o la legislación respecto a la apertura de centros de culto.

P. Por lo que respecta a materia de educación, ¿qué papel cree que debe jugar la religión en los centros?

R. Tanto en el Estatuto de Cataluña como en la Ley de Educación de Cataluña (LEC) aprobada por una amplia mayoría y fruto del consenso, se establece que la enseñanza pública en Cataluña es laica. Aun así, la LOMCE que supone un ataque frontal al modelo educativo catalán establece un nuevo currículum para la asignatura de religión católica y elude las referencias a otras religiones y al debate sobre algunos temas polémicos. El Gobierno catalán ha diseñado una materia alternativa a la religión para adaptarse a esta normativa del Estado, que reintroduce la antigua fórmula de elegir entre religión y una asignatura de ética. Los alumnos de ESO pueden escoger entre hacer la asignatura de religión o bien la de cultura y valores éticos, que gira en torno al “pensamiento humanista y de base filosófica” con un acercamiento al hecho religioso y la cultura de las religiones. La nueva materia se enmarca en el Decreto de ordenación de las enseñanzas de la ESO, aprobado por el Gobierno catalán, para adaptarse a la ‘ley Wert’, que se despliega en todos los cursos de Primaria y de primero y tercero de ESO, siguiendo sin embargo el modelo marcado por la Ley de Educación de Cataluña. Puesto que nos teníamos que adaptar, lo hemos intentado hacer con un enfoque propio. También hay que añadir que en la medida que nos sea posible, impulsaremos la derogación de la LOMCE e intentaremos que se dé marcha atrás en este y otros terrenos. Consideramos que el ideal sería una asignatura general de ética y religiones.

P. En caso de suspender la enseñanza religiosa, ¿qué pasaría con los profesores en esta materia?

R. Que tendrían que adaptarse para impartir una asignatura con contenidos religiosos pero desde un punto de vista más cultural. Ciertos conocimientos sobre ética y religión son necesarios e imprescindibles. Un ciudadano culto tiene que comprender y valorar las manifestaciones que proceden de unas raíces culturales y religiosas presentes en nuestro mundo. Hay una parte de la cultura muy vinculada al hecho religioso y que hay que conocer.

P. Algunos colectivos se preguntan por qué mantener clases confesionales que cada cual puede tener en sus centros de culto o religiosos y en cambio no se integra una asignatura “no confesional” de historia y cultura de las religiones dentro del currículum.

R. Porque a nuestro entender, se opta por una opción poco realista. La diversidad de los alumnos de muchas escuelas de hecho, hace a la práctica que la enseñanza de esta materia tenga que ser necesariamente amplia desde el punto de vista religioso y cultural. También hay que considerar e impulsar la autonomía de los centros tal y cómo hace la LEC, entre otros reforzando el papel de las direcciones para decidir su proyecto educativo.

P. ¿Cómo pretenden gestionar el derecho a la libre opinión y expresión de las diferentes religiones en la vida pública?

R. Hace falta en todo caso, asegurar la libertad religiosa y de creencia, y que nadie sea discriminado por motivos religiosos. Hay que actuar por el reconocimiento de que en este sentido, también somos una sociedad plural. Y tenemos mucho trabajo a hacer. La aceptación de la pluralidad religiosa en todos los ámbitos colectivos y públicos es todavía una cuestión mal resuelta.

P. Sobre la financiación de las entidades que representan legalmente a las confesiones: ¿modelo tipo casilla IRPF para todas? ¿Por qué no desgravar donaciones acercándose a lo que se hace con las fundaciones (y no un ínfimo porcentaje como ahora), lo que dejaría fuera al Estado como recaudador de las confesiones y da libertad al ciudadano de decidir si da o no, y donde dar?

R. El modelo de la casilla del IRPF fue en su momento una buena solución, pero que tenía el enorme defecto que no reconocía el conjunto de religiones que existen y conviven. Es necesario, desde hace tiempo, ampliar este modelo a las otras confesiones. Y ciertamente, una financiación más basada en las libres opciones de las personas y no tanto en las subvenciones del Estado es el modelo ideal.

P. La presencia del gobierno en funerales de Estado, siempre católicos, como el del 11-m o el del accidente de Germanwings puede poner en duda la laicidad que se anuncia en la Constitución. ¿No debería el Gobierno asumirá estos actos como propios de manera aconfesional o interconfesional? ¿Qué propone su formación para conseguirlo?

R. Habría que adaptar estos actos a la voluntad de quienes son protagonistas; las personas que han sufrido el accidente o el atentado y sus familias.

P. ¿En caso de darse la independencia de Cataluña, han pesado algún modelo de reconciliación entre la ciudadanía catalana?

R. Las instituciones públicas, en cumplimiento del imprescindible respeto a la libertad de conciencia y de la obligación de protección de las minorías, tienen que respetar la diversidad y la pluralidad de creencias religiosas y su ejercicio, sin que este pueda justificar ninguna discriminación ni desigualdad. Cataluña es pionera en la lucha contra la discriminación y en hacer efectivo el derecho a la igualdad de trato y a la no discriminación por razón de género, religión, convicciones, discapacitado, edad, origen racial o étnico, identidad u orientación sexual, o por cualquier otra condición social o personal. Tenemos que continuar trabajando para que nuestro país cuente con las instituciones, técnicas jurídicas de igualdad y los instrumentos más avanzados y eficaces que aseguren esta “no discriminación” entre personas, en la línea de los países más progresistas de Europa. La democracia requiere una clara separación entre religión y estado para que el espacio público sea plenamente inclusivo y garantice el derecho de toda la ciudadanía de poder vivir en libertad, también la expresión de su religiosidad, siempre que se respeten las normas democráticas y de convivencia. Queremos garantizar la libertad de conciencia, de culto y de expresión en la vida privada y en los espacios públicos comunes donde todo el mundo tiene que poder participar.

P. ¿Considera que las fiestas religiosas deben seguir configurando el calendario lectivo/laboral en España? ¿Y en una futura República catalana?

R. El calendario lectivo y el laboral, como tantas otras cosas no son inamovibles pero responden a una tradición, a un hecho cultural que no se puede borrar de repente. Como en otras cuestiones, se trata de ponernos de acuerdo y de aceptar lo que a la mayoría le parezca bien y respetar y reconocer los derechos de las minorías.

P. ¿Cómo solucionaría el problema de las leyes de ordenación municipal, que en muchos casos se traduce en una carta blanca para que los ayuntamientos puedan vetar nuevos espacios de culto? ¿Qué cambios experimentaría la gestión de los POUM en una república independiente?

R. A pesar de que seguramente hay que mejorar y actualizar el marco normativo para asegurar la libertad de conciencia y de religión, el problema se sitúa probablemente también, en el uso que de este marco se hace. Lo que hay que hacer es conseguir que como personas y como ciudadanos seamos más respetuosos y tolerantes, menos temerosos de los que son diferentes, conseguir que nadie se sienta discriminado y que todo el mundo tenga oportunidades.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...