Delegada del Gobierno en Valencia defiende la laicidad aunque compete a las Cortes la presencia de signos

La delegada de Gobierno, Ana Botella, ha considerado este viernes que "los espacios de convivencia deberían ser laicos" aunque ha matizado que en el caso concreto de las Cortes Valencianas corresponde a sus diputados decidir si se permiten signos religiosos, después de que ayer un crucifijo presidiera el primer pleno de la VIII legislatura del parlamento valenciano.

   Botella, preguntada  pro la presencia de símbolos religiosos del acto de jura de diputados, ha defendido que "los espacio de convivencia deben ser espacios laicos porque estamos en una sociedad laica y en ese contexto deberían desarrollarse los acontecimientos".

   No obstante, ha aclarado que como Delegada de Gobierno no debe entrar a valorar el caso concreto del parlamento autonómico ya que "eso forma parte de Les Cortes y corresponde a los diputados hacer esa valoración en su espacio".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...