¡Dejen de una vez, fariseos, que los gays se casen con quien quieran!

Primer acto: Alberto Ruiz-Gallardón, ministro de Justicia en el Gobierno que preside Mariano Rajoy Brey, lanza un guiño a la derechona católica y bendice públicamente el recorte de la Ley del Aborto. En contra de lo que opinan sus detractores –apunta el exalcalde de Madrid- esto es “lo más progresista que he hecho nunca”. Ruiz-Gallardón sonríe satisfecho, mientras abandona el escenario.

Segundo acto: Ruiz-Gallardón lanza un guiño a los sectores progresistas, por lo general partidarios acérrimos de los matrimonios homosexuales. Proclama que la ley de las bodas gays no le parece inconstitucional.  Suenan las alarmas en Moncloa. Rajoy Brey, como siempre instalado en la ambigüedad, es desbordado por su ministro de Justicia.

Católico/integrista
Tercer acto:  El líder fáctico del sector del PP católico/integrista, Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior declara: “Si no pensáramos que  la ley era inconstitucional no la habríamos recurrido”. El portavoz del Grupo Popular es Alfonso Alonso,  favorable a las citadas bodas. Subraya que por encima de las “opiniones personales” está el criterio del Partido. Patada al tobillo, pues, del celestial Alonso a Ruiz-Gallardón.

Contra Gallardón
Cuarto acto: Día 7 de julio de 2006. El alcalde de Madrid casa a una pareja de homosexuales, militante uno y simpatizante el otro del  PP. El Arzobispado de Madrid, dirigido por el arzobispo, cardenal y presidente de los Obispos españoles, recrimina al oficiante del matrimonio. El núcleo duro del partido arremete contra Gallardón.

Jerarcas de la Iglesia
Quinto acto: Día 15 de junio de 2005. Multitudinaria manifestación eclesiástica, con monseñores en la calle, entre los cuales, Rouco Varela. Rajoy Brey –que acostumbra a esconderse- elude su presencia, pero sí estuvieron ahí Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, entre otros muchos dirigentes y militantes de la derecha. En las calles de Madrid, los conservadores y los jerarcas de la Iglesia le montan una inmensa movida a José Luis Rodríguez Zapatero.

Cal y arena
Sexto acto: La rival de Ruiz-Gallardón –en aquel tiempo con mucha mayor agresividad que ahora, que parecen reconciliados-, Esperanza Aguirre, presidenta de  la Comunidad de Madrid, insiste ante Rajoy Brey diciéndole que ella creía inoportuno recurrir ante el Tribunal Constitucional. Todavía en junio de 2008, Aguirre reiteraba: “Yo me opuse al recurso”. Una de cal y otra de arena. “Zapatero quiere meterles el dedo en el ojo a los católicos”, Aguirre dixit.

Un “lío”
Último acto: Éste es el espectáculo habitual del PP, tan evidente que salta a la vista. Tienen a su policía bueno y a su policía mala. Procuran marcar diferencias con el clero y sus superiores, pero acaban mezclados con los obispos y protestando como si ser homosexual fuera algo ominoso. Es un relato en torno a un “lío”, que tanto gusta decir a Rajoy Brey. Es la certificación de la hipocresía política. La derecha cuida más a sus chorizos gürtel -digamos presuntos- que a los homosexuales. ¡Dejen de una vez, fariseos, que los homosexuales se casen con quien o quienes les dé la gana! ¡Defiendan la libertad y no la caverna!

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...