Dejarás rezar a tus alumnos

El director de una secundaria neuquina no autorizó los ritos de los chicos. Terminó suspendido. Lo apoyan el gremio y el Inadi.

Desde el Observatorio de la Laicidad hemos hecho llegar a Juan Carlos Maldonado nuestro apoyo por su actitud en defensa de una escuela laica y nuestra disposición a apoyarle ante las autoridades argentinas para que reconsideren su decisión de separarle del cargo por defender una enseñanza libre de las prácticas religiosas impediendo que se celebren actos religiosos en un centro público.


El gobierno de Neuquén separó de su cargo al director de un colegio secundario público por no aceptar que un grupo de alumnos efectuara ritos religiosos de la Iglesia Evangélica Bautista. La Ctera repudió la decisión, “contraria a la educación laica amparada por la Constitución”, y el gremio docente neuquino dispuso una movilización para el próximo miércoles. Para el gremio, “la actitud de los chicos fue digitada por adultos de esa congregación religiosa”. Según contó a este diario el director sancionado, los conflictos habrían empezado el año pasado, cuando, durante un paro que incluía el pedido de retirar subsidios a escuelas privadas, un grupo de alumnos trató de entrar a limpiar la escuela para boicotear la huelga. La Iglesia Bautista posee escuelas subsidiadas en la provincia. Las autoridades educativas neuquinas sostienen que “la situación será investigada” y que “se separó al director para evitar cualquier conflicto”.

Según un comunicado oficial de la Ctera (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), la sanción a Juan Carlos Maldonado, director del Centro de Enseñanza Media Nº 8 de la localidad de Plottier, obedeció a “las presiones de la Iglesia Bautista”. La Asociación de Trabajadores de la Educación del Neuquén (ATEN) sostuvo que “su separación del cargo es arbitraria e implica una persecución política” y exigió “que se anule la sanción”. Además, “requeriremos que el Consejo Provincial de Educación se expida claramente sobre la enseñanza laica, y el miércoles próximo nos movilizaremos junto a la comunidad de Plottier”, ciudad de 50.000 habitantes, situada unos 15 kilómetros al oeste de la capital neuquina.

Nicolás Schulz, secretario de la rama media de ATEN, sostuvo que “la acción de esos ocho o diez chicos fue digitada por adultos pertenecientes a la Iglesia Evangélica Bautista. Las pautas de convivencia de la institución admitían que se pudiese orar en los recreos en forma individual, pero esos alumnos efectuaban verdaderos ritos religiosos colectivos, lo cual está prohibido por la Constitución y las leyes. El punto de no retorno fue cuando, en actitud de provocación, efectuaron el rito frente a la dirección del colegio, a partir de lo cual fueron sancionados por el director”.

El representante de ATEN afirmó que “estos disturbios se enmarcan en el propósito de la Iglesia Evangélica Bautista de obtener subsidios estatales que le permitan fundar colegios secundarios en Plo-ttier, donde ya tiene escuelas primarias”. Schulz también denunció “vínculos directos entre la congregación bautista y la vicegobernadora de Neuquén, Ana Pechén”.

Según Juan Carlos Maldonado, “los problemas empezaron en marzo de 2010, cuando ATEN efectuó un paro entre cuyos reclamos se incluía que el gobierno provincial retirara el subsidio a las escuelas privadas, elevadísimo. Un grupo de unos diez alumnos, cuyos padres pertenecen a esa iglesia, intentó entrar a limpiar para boicotear el paro, que incluía al personal de maestranza. En noviembre de 2010 intentaron hacer una ceremonia religiosa con un pastor. Este año volvieron a hacerlo: yo cité a los padres, pero dijeron que sus hijos van a seguir orando así. El 18 de mayo y los dos días siguientes se pusieron a orar en la puerta de la dirección: era un desafío, una provocación. Los sancioné con dos días de suspensión, que, a pedido del Consejo Provincial de Educación, reduje a un día”. No obstante, el Consejo le inició un sumario con separación del cargo. “Al no indicar por cuánto tiempo me separan del cargo, se trata de una destitución encubierta”, afirmó Maldonado, quien señaló que “el colegio tiene 950 alumnos de los que unos 89 son bautistas, pero los que efectúan esos ritos no son más de ocho o diez”.

El delegado del Inadi en Neuquén, Gustavo García, consideró que la separación de Maldonado es “una persecución contra los directivos que cumplen con la Constitución y las leyes”. Y la delegada de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación. Beatriz Gentile, advirtió que “el Estado debe evitar que cualquier culto confesional se apropie del espacio público”.

En cambio, Bernardo Olmos, vocal del Consejo Provincial de Educación neuquino, sostuvo que “no se transgredió el principio de la educación laica porque los alumnos expresan su religión fuera del horario de clase, en los recreos”. No obstante, admitió que, hace unos meses, se había abierto “una instancia de mediación que no pudo llevarse adelante por la negativa de los pastores de la Iglesia Bautista”.

La dirección de prensa del Consejo Provincial de Educación de Neuquén comunicó que “la situación será investigada por un equipo formado por supervisores escolares, directores de nivel y autoridades del Consejo. Mientras tanto, se separó del cargo al director para evitar cualquier tipo de conflicto”.

Juan Carlos Maldonado, el director suspendido en Neuquén.

Archivos de imagen relacionados

  • director suspendido
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...