Dejar de pagar a la iglesia en Alemania no implica la excomunión

La Conferencia Episcopal alemana publicó ayer un decreto, aprobado por el Vaticano, según el cual los fieles que hagan apostasía y dejen de pagar el impuesto eclesiástico no podrán participar en la comunión y otros sacramentos, aunque no quedan automáticamente excomulgados.

El decreto de los obispos alemanes, difundido en Bonn, aclara que no pagar ese impuesto significa dejar de pertenecer a esa Iglesia, de acuerdo a lo que hasta ahora eran ya la norma en esos casos.

Sin embargo, quien tome esa decisión no queda de inmediato excomulgado, sino que será invitado por carta a una cita, en la que se les tratará de “convencer” de que “reconsideren” ese paso.

En Alemania hay cerca de 24 millones de católicos, casi el mismo número que de protestantes, el otro colectivo mayoritario.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...