Defensa achaca a la tradición la bandera a media asta en Semana Santa

Defensa asegura que no se ha dado ninguna instrucción a los cuarteles

¿Siguen siendo las Fuerzas Armadas españolas confesionales mientras que el resto del Estado ya no lo es? Esta pregunta se la han podido formular muchos ciudadanos cuando han advertido que la bandera de España ondeaba a media asta entre el Viernes Santo y el Domingo de Resurrección en las sedes de los principales centros y organismos militares, como señal de luto. En ninguna otra dependencia de la Administración, y ni siquiera en la propia sede del Ministerio de Defensa, sucedió nada igual.

Un portavoz de Defensa aseguró ayer que no se ha dado ninguna instrucción a los cuarteles generales de los ejércitos para que pongan la bandera a media asta durante la Semana Santa, por lo que han sido estos quienes han decidido o no hacerlo de acuerdo con “la tradición”.

Solo en caso de luto

Sin embargo, el Reglamento de Honores Militares, de mayo de 2010, establece claramente que “la bandera permanecerá izada a media asta ininterrumpidamente día y noche cuando el Gobierno decrete luto nacional por un periodo de tiempo determinado. De la misma forma se actuará en el ámbito de las comunidades autónomas, de las ciudades de Ceuta y Melilla y en los municipios cuando el luto se establezca por sus órganos competentes”. De este artículo parece deducirse que los mandos militares no son “órganos competentes” para decidir que la bandera ondee a media asta.

Las Fuerzas Armadas tienen un fuerte protagonismo en la celebración de la Semana Santa en España y sus miembros han participado este año “en más de un centenar de actos públicos de carácter religioso”, según informó el Ministerio de Defensa en una nota. Dicha participación se realiza “a título personal y voluntario y no con carácter orgánico”, según la nota. Además, “la presencia de militares en desfiles procesionales no conlleva rendición de honores, aunque sí se aplica en estos casos la cortesía militar por deferencia a la condición de acto público de los desfiles procesionales y ceremonias homologables”.

La supresión de los honores militares en los actos religiosos —como la Semana Santa o el Corpus Christi— fue uno de los aspectos más polémicos del reglamento de honores. Pero el PP no lo ha modificado por lo que sigue siendo de obligado cumplimiento.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...