Defensa abre la puerta a los funerales de estado musulmanes, judíos y protestantes

Los militares ya no estarán obligados a acudir a las procesiones, ni en rendir honores al Santísimo

El Consejo de Ministros aprobará este jueves un nuevo reglamento de honores militares que establece que los funerales por los fallecidos en acto de servicio serán los únicos actos religiosos de carácter obligatorio en las Fuerzas Armadas. Eso sí, los funerales sólo se realizarán si los familiares del fallecido así lo reclaman previamente.

El nuevo reglamento, que la ministra de Defensa Carme Chacón llevará este jueves al Consejo de Ministros, también abre la puerta a los funerales militares de todas las confesiones religiosas. Por tanto, podrán ser católicos, musulmanes, judíos o protestantes. En cuanto a la asistencia a los actos religiosos en los que tradicionalmente han participado unidades militares, como ciertas misas o procesiones, el reglamente fija que será totalmente voluntaria.

Sin honores al Santísimo
Según la Cadena Ser, en las misas católicas también se eliminarán los llamados "Honores militares al Santísimo". Hasta ahora, el reglamento vigente, aprobado en 1984, decía literalmente que: "Al Santísimo Sacramento le serán tributados los honores de arma presentada e Himno Nacional. Toda fuerza formada que asista a la Santa Misa adoptará la posición de descanso hasta el Sanctus y de firmes hasta la Consagración. Terminada ésta se pasará a la de presenten, mientras se interpreta el Himno Nacional, reintegrándose a la de firmes hasta la comunión".

Acorde a la Ley de Libertad Religiosa
Con el nuevo reglamento de honores militares, Carme Chacón pretende adaptar los actos oficiales de Defensa al concepto que el Gobierno plasmará en la próxima Ley de Libertad Religiosa. Así, no es de extrañar que se produzcan nuevos cambios en este sentido.

Sin misas en la entrega de despachos
Esta noticia se produce apenas dos semanas después de que el Ministerio de Defensa decidiera suprimir las misas de los actos de entrega de despachos de oficiales y suboficiales, una tradición cada vez más marginal que sobrevivía en apenas una ceremonia: la entrega de la Armada en la Escuela Naval de Marín.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...