“Declaración de Asunción”: Niños y adolescentes trabajadores de 9 países optan «por la educación porque nos da libertad» y rechazan el servicio militar obligatorio

En la Terminal de Ómnibus se realizó el cierre del X Encuentro Latinoamericano y de Caribe de Niñas, Niños y Adolescentes Trabajadores, con participación de representantes de 9 países. Los pequeños no quieren que se les enseñe a usar armas y rechazan el servicio militar obligatorio.

Ayer se emitió la “Declaración de Asunción” consensuada entre niños y adolescentes de Argentina, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Paraguay, Perú y Venezuela en el marco del décimo encuentro que reunió a 30 delegados del Movimiento Latinoamericano de Niños, Niñas y Adolescentes Trabajadores (Molacnats) integrado por lustrabotas, vendedores ambulantes, niños y niñas que trabajan en sus casas, niños campesinos, cultivadores de la chacra, estibadores, carretilleros.

Retroceso

En la declaración de Asunción se destaca que en Latinoamérica y el Caribe existe un preocupante retroceso en cuanto a los derechos de la población y en especial de los niños y adolescentes trabajadores, a partir de la instalación de gobiernos autoritarios y sin sensibilidad hacia la realidad social.

También indicaron que les preocupa y alerta el aumento significativo de la pobreza y corrupción, que empeora las condiciones de las familias. Asimismo, señalan como preocupante que el actual gobierno de Paraguay “criminaliza a adolescentes y jóvenes ofreciendo cuarteles como respuesta a la situación de pobreza entrando en contradicción con el compromiso firmado para el cumplimiento de los derechos de la niñez y adolescencia”, dice parte del documento.

Elan Morínigo (17), lustrabotas de la Terminal de Asunción y delegado por Paraguay del Molacnats, apuntó que no necesitan aprender a usar armas y a ser violentos, sino mayor educación.

“Vemos como un retroceso que el nuevo presidente pretenda invertir en los cuarteles en vez de las escuelas. En los cuarteles lo que nos van a enseñar es a usar armas, a ser violentos y a maltratar, no estamos a favor de eso. Optamos por la educación porque nos da libertad. No queremos ser esclavos de nadie, tampoco queremos ser militares ni asesinos”, dijo.

Morínigo añadió que al prohibirles trabajar no los protegen, sino que los hacen más vulnerables.

“Salimos a trabajar para poder acceder a los derechos más básicos que el Estado no cumple como el acceso libre y gratuito a la educación y a la salud. Exigimos mayor participación en las políticas públicas y que las Codeni de cada municipio haga un registro de cuántos niños trabajadores tiene el Paraguay. El único dato que tenemos data del 2009 (336.000 niños trabajadores en todo el país)”, refirió.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...