Decenas de miles de turcos se manifiestan por un país laico

La oposición insiste en la estrategia de desgaste cara a las legislativas de julio. Gul afirma que tendría un 70% de apoyo en unas presidenciales.

Decenas de miles de personas volvieron a ocupar ayer las calles en Turquía contra el Gobierno islamista moderado del Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) y a favor de la laicidad del Estado. Esta vez les tocó el turno a dos lugares cargados de simbolismo: Manisa, lugar de nacimiento del exponente del ala más conservadora del PJD y presidente del Parlamento, Bulent Arinc, y Canakkale, donde se comenzó a forjar el mito heroico de Ataturk en la primera guerra mundial.
"El presidente del Parlamento es un enemigo de Ataturk", corearon los manifestantes en Manisa, mientras cientos de policías acordonaban la zona que rodea a la casa de la familia Arinc. La protesta, bajo el lema Salvemos la República, fue convocada por la Asociación de Oficiales Retirados y por la Asociación del Pensamiento Kemalista, que ha organizado las multitudinarias marchas de las últimas semanas.

CONTRA EL FAVORITO
Con la vista puesta en los comicios del 22 de julio –la votación presidencial que tendrá lugar hoy en el Parlamento será una pura formalidad–, la continua movilización tiene como objetivo desgastar al Gobierno del PJD, favorito en las encuestas.
El PJD está tan seguro de sus posibilidades que en una entrevista publicada ayer por el Financial Times, el ministro de Exteriores y presidenciable islamista, Abdulá Gul, no dudaba en proclamar que ganará ampliamente en caso de someterse a votación popular la elección presidencial, como ha propuesto el Gobierno. "Mi apoyo electoral es del 70%. Por eso hemos decidido preguntar al pueblo. En la primera ronda conseguiré la mayoría", afirmó.
El representante para la Política Exterior y de Seguridad de la Unión Europea (UE), Javier Solana, también apoyó la candidatura de Gul como garantía de "estabilidad". Precisamente Gul intercedió hace apenas unas semanas en las negociaciones entre Irán y la UE sobre el contencioso nuclear. El comentarista Mehmet Alí Birand se preguntaba con tristeza cómo es posible que Turquía consiga mediar en conflictos internacionales y sin embargo sea incapaz de poner de acuerdo a sus actores políticos internos.
En los mítines organizados contra el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan, se acusaba al primer ministro y a Gul de ser simples marionetas en manos de EEUU y la UE, en una mezcla de antiimperialismo y nacionalismo que ha inundado las llamadas Manifestaciones por la República.

UNIÓN DEL CENTRODERECHA
El Partido de la Madre Patria y el Partido de la Recta Vía, dos formaciones del centroderecha laico de gran peso en los 80 y los 90, llegaron finalmente ayer a un acuerdo para concurrir juntos a las urnas en el seno del nuevo Partido Democrático (PD).

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...