Decapitaciones

Año 627 de la era cristiana. Estamos en Medina, la antigua Yatrib, sede del profeta Muhammad ibn Abdallah. A las afueras de la ciudad vive la tribu judía de los Banu Qurayza, que tiene firmado un pacto de no agresión con el líder musulmán. Pero cuando los enemigos de Muhammad atacan Medina, acuden a los Qurayza para que rompan el pacto con el profeta. Al principio se niegan, pero al final, creyendo que Muhammad será derrotado, acceden. Finalmente, los musulmanes se libran del asedio y se vuelven contra los judíos del Qurayza, que se rinden ante el profeta. El profeta ordena entonces que se caven fosas -largas, profundas y estrechas- en el mercado. Los hombres de la tribu judía, unos setecientos en total (otros cálculos sugieren casi un millar), fueron enviados en pequeños grupos, y a cada grupo se le hizo sentar junto a la fosa que sería su sepultura. Luego, los compañeros más jóvenes del profeta los decapitaron, cada uno de un solo golpe. Los últimos en morir fueron decapitados a la luz de las antorchas, tanto duró aquella matanza. Las mujeres y los niños de los Qurayza fueron vendidos como esclavos. (Resumen tomado de Martin Lings, autor de “Muhammad, su vida basada en las fuentes más antiguas”, editorial Hiperión, y otros autores).

    En el Corán, sura 33, aleyas 26-27, se hace mención de la masacre: “(Dios) hizo bajar de sus fortalezas a los de la Escritura (la tribu Bani Qurayza), que habían apoyado a aquellos (a los enemigos de Mahoma). Sembró el terror en sus corazones. A algunos matasteis, a otros les hicisteis cautivos. (Dios) os ha dado en herencia su tierra, sus casas y sus bienes.

     Con estos antecedentes, los terroristas del EI, con su falso califa al frente, no han hecho más que imitar a su líder, volviendo a un pasado de casi mil quinientos años. Volviendo a la barbarie que, a su vez, habían copiado de los israelitas. Y si no, lean Deuteronomio 20,10s: “Pasaréis a cuchillo a todos los varones, etc”. Es el lado oscuro de las religiones. Y el lado oscuro de la naturaleza humana.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...