De la Vega defiende un acuerdo con la Iglesia que contribuye a la «igualdad»

La vicepresidenta anuncia que el Ministerio de Trabajo abrirá un diálogo con las organizaciones no gubernamentales para abordar su modelo de financiación

La vicepresidenta del Gobierno defendió ayer con ahínco y seguridad ante el Congreso el reciente acuerdo alcanzado con la Iglesia Católica sobre su nuevo modelo de financiación, que supondrá el incremento del 0,52% al 0,7% del IRPF a cambio de la renuncia del Episcopado al complemento presupuestario que se le asignaba anualmente.

María Teresa Fernández de la Vega, en respuesta a una pregunta planteada por el coordinador de IU, Gaspar Llamazares, aseveró que el nuevo acuerdo contribuye a la «autonomía» del Gobierno y de la Iglesia, así como a la «igualdad» de la institución eclesiástica con el resto de los ciudadanos, ya que por primera vez pagará el IVA sobre la adquisición de bienes muebles e inmuebles.

A juicio del Ejecutivo, en palabras de su número dos, el nuevo modelo de financiación acordado «normaliza y democratiza» las relaciones entre la Iglesia y el Estado, además de hacer «más real» el concepto de voluntariedad de la contribución. Aseveró la vicepresidenta que se trata de un modelo que facilita la «transparencia», toda vez que la Iglesia deberá presentar anualmente una memoria económica que contenga la distribución de sus gastos.

«Es un buen acuerdo», resumió, para matizar a continuación que la financiación de las ONG es distinta. Indicó que estas organizaciones reciben una aportación directa del Estado de 132 millones de euros, además de otras asignaciones que reciben directamente por su «extraordinaria labor». De la Vega anunció además que en breves fechas el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, mantendrá una reunión con las ONG para abordar también su modelo de financiación.

Críticas de Llamazares

Llamazares, autor de la interpelación en el pleno, obtuvo una agria impresión del acuerdo alcanzado entre el Gobierno y la Iglesia, ya que, estimó, supone enviar un «negativo mensaje» a la sociedad de que se perpetúa la «confesionalidad del Estado».

«Como en El Quijote, 'con la Iglesia hemos dado, amigo Sancho'», ejemplificó, no sin recordar que, el pasado mes de junio, el Grupo Socialista planteó como objetivo la suspensión del IRPF y su modificación en favor de exenciones fiscales, con el argumento de que la financiación de la Iglesia era «inconstitucional».

«Meses después -se lamentó- nos encontramos que no sólo es un avance en la transparencia, sino en la sobrefinanciación, en vez de la autofinanciación. La Iglesia recibía antes 140 millones y ahora va a recibir 175 millones de euros».

En opinión del líder de IU, la decisión adoptada por el Ejecutivo ahonda en una «semiconfesionalidad» de nuestro país, a pesar de que «nuestra sociedad es laica y nuestra Constitución aconfesional». «La Iglesia -concluyó-, se ha ido con el santo y con la limosna. Algunos pensarán que mover el árbol da muchas nueces.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...