De la Vega acusa a la Iglesia de «faltar a la verdad» y «vulnerar el respeto al Parlamento»

La vicepresidenta comparece en el Congreso para hablar de la relación Estado-Iglesia

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, comparece en estos momentos a petición propia en la Comisión Constitucional del Congreso para explicar cuál es la situación actual de las relaciones del Estado con la Iglesia católica a propósito de la ofensiva lanzada por los obispos contra las medidas socialistas (divorcio express, matrimonios homosexuales, debate sobre el aborto) que tuvo su representación en la multitudinaria manifestación de Madrid 'por la familia cristiana'.

La vicepresidenta De la Vega, que no había respondido hasta el momento a la protesta organizada por la Iglesia, ha afirmado que respeta la "expresión de opiniones" y el "derecho a crítica", pero que no nes "tolerable" que parte de la jerarquía eclesiástica "vulenere el respeto debido al Gobierno y el Parlamento" y "falte a la verdad".

Los arzobispos de Madrid, Antonio María Rouco Varela, y de Valencia, Agustín García-Gasco, fueron los más beligerantes contra el Ejecutivo que dirige José Luis Rodríguez Zapatero hasta el extremo de afirmar que medidas como la reforma del divorcio o los matrimonios de homosexuales suponían un retroceso de los derechos humanos y la democracia.

Ni "discriminacíón" ni "privilegios"

De la Vega ha explicado durante su exposición inicial que el Gobierno "respeta a la jerarquía eclesial" y ha pedido el mismo respeto a la Iglesia independientemente del número de fieles que tenga. En este sentido, sin embargo, ha aclarado que en la relación Iglesia-Estado no hay lugar para "privilegios" o "discriminaciones". Según la vicepresidenta, la Iglesia católica cuenta con el mismo trato que otras confesiones con la que el Estado ha firmado acuerdos como muestra la posibilidad de desgravación en el IRPF.

La vicepresidenta ha subrayado que esta sociedad "no necesita tutelas morales, como tampoco las necesita, ni tolera, ni acepta su Gobierno", y ha advertido de que tampoco está dispuesta "a retroceder a tiempos pretéritos en los que una única moral era impuesta a todos los españoles".

La Conferencia Episcopal elude la polémica

El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal Española ha evitado pronunciarse sobre la polémica con el Gobierno y varios partidos políticos y colectivos sociales, generada tras la manifestación por la familia cristiana del pasado 30 de diciembre en Madrid. La Conferencia Episcopal, que no había dado ninguna respuesta a las críticas surgidas como consecuencia de las afirmaciones vertidas por los cardenales Rouco y García Gasco durante la celebración litúrgica, ha hecho público hoy un comunicado en el que elude pronunciarse sobre la cuestión. Los obispos agradecen a Benedicto XVI que se haya dirigido a los congregados con “iluminadoras palabras de estímulo para quienes trabajan en favor de la familia". El Comité Ejecutivo de la Conferencia Episcopal hace una valoración "muy positiva" del acto y expresa su agradecimiento a la Archidiócesis de Madrid y al Cardenal Arzobispo por la acogida y la organización de la asamblea, junto con las asociaciones y personas que han colaborado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...