De la eutanasia a la sedación: conceptos claros

Suicidio asistido, limitación del esfuerzo terapéutico, sedación paliativa… a veces, el término eutanasia se confunde con otras prácticas.

Eutanasia, la inyección letal  

La eutanasia, propiamente dicha, se trata de la conducta que va dirigida directamente a producir la muerte. Se podría definir como la aplicación de una técnica que directamente lleve al paciente a la muerte. Un ejemplo clásico es la inyección letal. Bélgica y Holanda la contemplan en sus legislaciones.

El suicidio asistido: prohibido en España

El suicidio asistido está castigado con penas de cárcel
por el Código Penal en el artículo 143. Se trata de que una persona provea a otra persona de los instrumentos necesarios para que pueda aplicárselo ella misma. El ejemplo es el caso de Ramón Sampedro, que necesitó de ayuda para morir.

Limitación del esfuerzo terapéutico

La limitación del esfuerzo terapéutico es la situación que se da cuando un enfermo no quiere que se le continúen poniendo medios diagnósticos para su curación. Un ejemplo claro es la negativa a colocar un respirador. La ley andaluza regulará con claridad esta situación. 

Rechazo del tratamiento

El rechazo del tratamiento es otra vertiente de la limitación del esfuerzo terapéutico. Un ejemplo sería el caso de Inmaculada Echevarría, que pidió que se le retirase el respirador, lo que la llevó a la muerte. La norma andaluza regulará los casos y supuestos. Es la llamada eutanasia pasiva.

Sedación paliativa: aliviar el dolor  

La sedación paliativa es el alivio del dolor y del sufrimiento en relación con la tecnología que se suministra. Puede generar efectos secundarios a las dosis que hay que administrar para evitar la agonía. Se trata de lo que se llevó a cabo en el Hospital de Leganés, que generó inquietud entre médicos.

Desconexión en caso de fallecimiento 

En la desconexión en caso de fallecimiento entrarían todas las actuaciones que tienen que ver con los trasplantes. La persona se mantiene con el corazón latiendo para permitir la recogida de órganos, aunque tenga muerte cerebral. Todas estas situaciones se regularon en España a finales de la década de los setenta en la ley de trasplantes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...