Datos del ejercicio fiscal 2004

Los contribuyentes que ayudan a la Iglesia bajan 6 puntos en 4 años El 33,4% de las declaraciones del IRPF dieron un fin religioso al impuesto en el 2004 Aunque bajó la recaudación, el Estado cedió al episcopado 138 millones de euros

Las declaraciones de la renta presentadas en el año 2004 en las que el usuario optó por marcar exclusivamente la casilla de la Iglesia católica supusieron el 21,86% del total frente al 22,47% del año anterior, según la memoria tributaria facilitada ayer por el Ministerio de Economía y Hacienda. Otro 11,61% de los contribuyentes rellenaron tanto esta casilla como la reservada para destinar un porcentaje del impuesto a otros fines sociales. En conjunto, los ciudadanos que deciden colaborar en la financiación de la Iglesia católica, que en las declaraciones del año 2000 fueron el 39,66%, cuatro años después se redujeron hasta el 33,47%, sin contabilizar en ninguno de los dos casos los territorios forales del País Vasco y Navarra.

La cuota íntegra que recibió la Iglesia a través del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) gestionado por la Agencia Tributaria ascendió a 105,678 millones de euros, lo que supone un 0,3% menos que el año anterior.

138,6 MILLONES

La cantidad que deberá ir a cargo de los presupuestos generales del Estado hasta llegar a la cifra global fijada con la Iglesia católica en el año 2004 –138,6 millones de euros, 2,63 más que en el 2003– no se conocerá hasta que no se incorpore a estas cuentas la colaboración de los contribuyentes vascos y navarros. En el año 2003, el último del que hay datos completos, el 85,4% de la aportación de dinero público a la financiación de la Iglesia católica provino de la asignación tributaria, y el complemento ascendió a 19,8 millones de euros.

Según la memoria del Ministerio de Economía y Hacienda, el 32,37% de los contribuyentes decidieron marcar exclusivamente la casilla de otros fines sociales en sus declaraciones presentadas el 2004, lo que equivalió a 114,272 millones de euros. En el año 2000, el porcentaje de los que sólo marcaron esa casilla era de casi el 30%. Desde el año 2000, los contribuyentes pueden optar por marcar ambas casillas, una de ellas o ninguna. En el primer caso, se destina el 0,52% de la cuota íntegra al sostenimiento económico de la Iglesia y el el mismo porcentaje a la colaboración en otros fines sociales. Si no se marca ninguna, el 0,52% se imputa a los presupuestos del Estado con destino a "fines generales".

La financiación de la Iglesia es uno de los escollos que mantiene el Gobierno socialista con la Conferencia Episcopal. El Ejecutivo anunció que intentará crear un "clima de confianza" con la jerarquía católica para llegar a la autofinanciación.

Sin embargo, el portavoz de los obispos, Antonio Martínez Camino, ha destacado en varias ocasiones que el Estado "no concede fondos graciosamente a la Iglesia", sino que "canaliza las aportaciones libres de los ciudadanos a través de la asignación tributaria".

asignaciones IRPF

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...