Cura acusado de violación a menores en Ecuador: «Las víctimas de abuso sexual son enemigas de la Iglesia»

El sacerdote César Cordero Moscoso, acusado de violación a menores,  declaró ser inocente de las cinco denuncias de abuso sexual presentadas por supuestas víctimas a la Arquidiócesis de Cuenca y a la Fiscalía del Azuay. Y aseguró que quienes increpan a sacerdotes quieren dinero e incluso cuestionó el perdón que el papa Francisco dio a las víctimas de abuso sexual.

Los comentarios del sacerdote en su carta, generan controversia en medios.

“Me llama mucho la atención la actitud del papa Francisco de pedir perdón a las víctimas. Por mi experiencia personal puedo decir que pedir perdón me parece algo muy difícil, propio solo de aquellos más santos. Por eso me llama la atención que el Papa descienda y se abaje de su dignidad de sucesor de Pedro y se ponga a la altura de unos malhechores pidiéndoles perdón”.

“Tengo la impresión de que el Papa quiere congraciarse con los enemigos de la Iglesia”, añadió.

Este caso se vuelve polémico gracias al conocimiento de la investigación,  e interés de medios de comunicación. Por lo general, los casos de violación quedan reservados solo para el conocimiento de la institución religiosa. En este caso, Jaime Ortiz de Lazcano, investigador español, recogió las posturas en el documento que el rector de la Universidad Católica de Cuenca, Enrique Pozo, entregó a la prensa. Esto ante la supuesta imposibilidad de que el religioso cuestionado ofrezca declaraciones, por su estado de salud. Según contó, desde el 2013 permanece en el hospital universitario de Cuenca.

Hasta ahora el sacerdote defiende su inocencia absoluta y agrega que:  “A mí me parece que en el tema de los abusos se da una cierta complicidad puesto que aquel que quiere mantenerse íntegro no permite que el abuso tenga lugar”, indica el sacerdote en la carta.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...