Cumbre del camuflaje

Denuncia de la escandalosa Cumbre del Camuflaje organizada por Arabia Saudita en Madrid, con la vergonzosa complicidad del Gobierno y el silencio casi total de los laicistas, que algunos de nosotros hemos plasmado en las siguientes cartas a la prensa y la

La AVT, si no estuviera tan perversamente politizada, tendría que haber defendido a las víctimas organizando estos días su mayor y más eficaz manifestación contra el terrorismo, denunciando, y neutralizando así, la “Cumbre del Camuflaje”. Porque el Tribunal Supremo acaba de cerrar el juicio del 11-M sin condenar a sus autores intelectuales, pero es público e incluso oficial que quien durante decenios ha sembrado como nadie a escala global las semillas del terrorismo islámico ha sido el reino de Arabia Saudí. Y precisamente estos días el rey saudí ha tenido la osadía de montar en el mismo Madrid del 11-M una “Cumbre para el Diálogo” que le ayude a camuflar su guerra santa y le permita seguir sembrado su veneno integrista.

                                 Sin embargo, la ignorancia o el miedo de algunos, y los intereses y la corrupción de otros, han hecho que sólo contadas personas hayan denunciado ese tan gigantes como dañina “Cumbre para el Engaño”, ya sea el los medios de difusión, ya en distintos lugares públicos de Madrid –dado que el lugar del conciliábulo estaba tomado militarmente- con lemas tales como: “¿Limpia el petróleo la sangre del 11-S y del 11-M?” y “El petróleo paga palabras que matan”.

**********************************************

Fe, laicidad y paz

Estrella Digital, 18-07/2008

En estos mismos días se considera un gran triunfo que judíos de Israel y musulmanes de Palestina acepten el intercambiar cadáveres y prisioneros, y el que superen el rechazo a hablar de sus religiones en Madrid. Y los “cruzados” cristianos, como se autodenominó Bush — los adjetivan no pocos musulmanes- siguen matando masivamente “moros”, tras invadir sus países, mientras que por la otra parte se sigue llamando a la “guerra santa”. Y ahora tenemos a un rey saudí, que no deja practicar públicamente ninguna otra religión que la suya en Arabia Saudí, pero que monta en Madrid una Cumbre por el Diálogo entre religiones(¡!).
Hay que tener, pues, mucho, mucho valor, y una fe ciega, muy ciega, ante estos choques sangrientos, que no hacen sino reproducir una trágica historia milenaria, para afirmar, como estamos oyendo repetidamente estos días en Madrid, que las religiones, y concretamente los intrínsecamente excluyentes monoteísmos, son elementos de paz que ayudan a la convivencia.
Algunos, cuyos intereses están profesionalmente ligados a esas religiones, tienen incluso el valor añadido de denunciar la laicidad como incapaz de proporcionar un marco de paz, cuando muchos laicos –los realmente tales, no contaminados todavía por el absolutismo destructor de esas religiones- han contribuido tanto, tras siglos de grandes esfuerzos, instaurar la “libertad, igualdad y fraternidad” en buena parte de Europa y zonas de influencia cultural.

María Faes Risco

**************************************************

Triunfo del incendiario bombero

Veinte Minutos, 21-07-2008

                          ¿Quién no recuerda aquel vergonzosísimo acto del Gobierno, que pretendía que el dictador guineano firmara en el libro de honor del Parlamento? Sólo la reacción indignada de los diputados nos libró de esa afrenta a la democracia. Pero poderoso caballero es don petróleo… y esta vez un peor dictador ha ganado, para un aún mayor deshonor nuestro y daño al mundo entero.

                            En efecto: los reyes saudíes, que durante tantos decenios han incendiado inculcando el peor fanatismo religioso el mundo entero gracias a sus petrodólares, estando los saudíes detrás del 11-S y de sus trágicas consecuencias hasta hoy, incluso en Madrid, donde las víctimas del 11-M se revolverán hoy en sus tumbas, han intentado lavarse algo la cara, disfrazarse de piel de oveja y, con la complicidad –e incluso la presencia personal al máximo nivel-del Gobierno español, comprado por treinta barriles de petróleo, han montado una Cumbre de Dialogo Religioso, tan falsa que ni sus clérigos la hubieran tolerado en su Arabia saudita, donde ellos mismos condenan a muerte por delitos religiosos y no permiten otras religiones. No es ya el caso del bombero incendiario, sino del incendiario fanático que se disfraza hoy de bombero para mejor poder continuar su funesta labor.

 

Julio Lozano Ramos. Potasa, 7. 28021. Madrid.

 

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...