Cultura da 6 meses a las hermanas clarisas para que restituyan las obras del Monasterio de Mula (Murcia)

Las más de cien piezas, declaradas Bien de Interés Cultural, que se llevaron al convento de Elche las hermanas clarisas de Mula, una vez que cerraron el convento en el municipio murciano, serán devueltas al Real Monasterio de la Encarnación de Mula, según informaron las propias claras a la Dirección General de Bienes Culturales de la Región de Murcia, cuando el convento sea ocupado por una nueva orden religiosa.

El motivo que esgrimen desde la orden clarisa es que «se llevaron las piezas por motivos de seguridad, ya que al no haber nadie en el convento, la falta de seguridad era notable», según comunicaron desde la Dirección General. Las monjas aseguran que «es una situación provisional y que cuando regresen personas al convento, volverán las piezas», ya que hay previsto que vuelva otra orden al convento. Esta situación se denomina depósito provisional.

La Dirección General de Bienes Culturales requirió a la orden franciscana de monjas clarisas un listado de piezas que no eran de su titularidad. Las monjas enviaron un acta notarial donde se recogen todas las piezas que se llevaron a Elche. Se trata de más de cien piezas entre cuadros, esculturas de pequeño tamaño y cálices. Además se llevaron ajuares y dotes que eran propiedad de las monjas y que no se encuentran dentro del requerimiento como declaradas BIC.

Tras la polémica surgida en la ciudad de Mula por un posible espolio de obras de arte del Real Monasterio de la Encarnación de Mula realizado por las monjas clarisas en su marcha a Elche, el Obispo de la Diócesis de Cartagena, Lorca Planes, clarificó que «las hermanas harán todo lo necesario para que no haya problemas».De hecho, todo el patrimonio eclesiástico se encuentra en la iglesia de la Encarnación (la santa espina, el cuadro del señor de la escalera, cuadros de gran valor artístico, etc), «no se lo han llevado, no se ha hecho un saqueo«, añadió. También señaló que «se están haciendo las cosas lo mejor que se puede, se está trabajando en una dirección de colaboración absoluta, es posible que haya habido algunas cuestiones que son mejorables, pero se está trabajando bien en una buena comunicación con las autoridades civiles».

El alcalde de Mula, Juan Jesús Moreno, mantuvo una reunión con la madre superiora de la orden clarisa en Elche y le comentó que «la ciudad de Mula disponía de un lugar, el convento de San Francisco, con todas las garantías de seguridad para mantener las piezas BIC que se llevaron, por lo que podrían haber contado con el Ayuntamiento».

La dirección general de Bienes Culturales va a enviar una resolución de requerimiento a la comunidad de las hermanas Clarisas para la restitución de los bienes pertenecientes al BIC Real Monasterio de Nuestra Señora de la Encarnación de Mula en un plazo de seis meses. En dicha resolución, Bienes Culturales también establece que en el caso de que el convento no cuente con las condiciones de seguridad necesarias, tal y como alegan las hermanas Clarisas, cabe la posibilidad de que las hermanas propongan otro espacio que se encuentre en el entorno del convento.

Bienes que se llevaron

Los bienes de interés cultural que se llevaron datan desde el siglo XVII a la actualidad, con un valor histórico y artístico de primer orden. Entre ellos se encuentran las actas de la orden en sus 340 años de existencia en Mula y piezas escultóricas y pictóricas de notable calidad histórica, tales como retratos del rey Felipe V y de la reina María Luisa de Saboya, así como lienzos de temática religiosa, un Cristo de marfil, varias esculturas del niño Jesús, un lienzo con la Aparición de la Virgen a Santo Domingo de Baltasar Martínez Fernández de Espinosa, una talla de madera policromada y estofada del Niño de la Salud, pintada por Roque López y el cuadro de la Aparición del Niño a San Antonio (1705), que es óleo sobre lienzo de Pedro Camacho Felizes, pintor de Lorca, entre otras.

Posible entrada de los Heraldos del Evangelio

Todavía no está al cien por cien claro que la congregación de los Heraldos del evangelio se instale, definitivamente, en el Real Monasterio de la Encarnación. Según declaraciones del Obispo auxiliar de la diócesis, Sebastián Chico, «es un tema que están viendo las hermanas clarisas, y que ellas tendrán que presentarle al señor Obispo en su momento, y ya él tomaría una determinación. Hay proyecto y planes y en ello está».

En la misa de despedida de las monjas de Mula, celebrada el pasado diciembre, estuvieron tres miembros de esta congregación, entre ellos el padre José Hernández, quien, junto con otros sacerdotes y el obispo auxiliar, concelebró la eucaristía. El padre Hernández indicó que «nuestra intención es la de venirnos al Monasterio, pero estamos viendo los tiempos técnicos para venir».

Los Heraldos del Evangelio es una Asociación privada internacional de fieles de derecho pontificio de la Iglesia católica. Fue fundada en Brasil por João Scognamiglio Clá Dias, reconocida por la Santa Sede el 22 de febrero de 2001, por el papa Juan Pablo II y confirmada definitivamente en sus estatutos y ordo de costumbres por Benedicto XVI.

Según sus propios datos, cuenta con más de cuatro mil miembros (mayoritariamente jóvenes) de vida común y están presentes en 50 países distribuidos del siguiente modo: África (8), Asia (6), Europa (13), Norteamérica (12), Oceanía (1), Sudamérica (10). Las familias comprometidas en obras de evangelización son cerca de 40.000.

Esta asociación dio origen a otras dos más, una clerical: Sociedad Clerical de Vida Apostólica Virgo Flos Carmeli; y otra de hermanas religiosas: Sociedad de Vida Apostólica Regina Virginum, ambas de Derecho Pontificio; así como la Fundación Misericordia, de ayuda a los más necesitados.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...