Cuba liberará a 52 presos tras la mediación de la Iglesia

Los excarcelados pertenecen al Grupo de los 75 detenidos en la primavera de 2003.- El opositor Fariñas, muy debilitado, dice que mantendrá la huelga de hambre

El Gobierno de Raúl Castro pondrá en libertad en los próximos meses a los 52 presos de conciencia del llamado Grupo los 75 que todavía siguen en prisión gracias a las gestiones de la Iglesia católica cubana. Cinco de ellos serán excarcelados en las próximas horas y podrán salir en breve para España en compañía de sus familiares. Los 47 restantes "serán puestos en libertad y podrán salir del país en un periodo de tres a cuatro meses a partir de este momento", asegura un comunicado dado a conocer este miércoles por el Arzobispado de La Habana, tras la insólita reunión a tres bandas que mantuvieron por la mañana el presidente cubano, el cardenal Jaime Ortega y el ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos.

Se trata de la más importante excarcelación de presos realizada por el régimen cubano desde 1998, cuando el papa Juan Pablo II visitó la isla. En 1979, tras un encuentro entre Fidel Castro y representantes del exilio, 3.600 presos políticos fueron liberados y viajaron a Estados Unidos durante el Gobierno del ex presidente demócrata Jimmy Carter.

Según informó el Arzobispado, seis prisioneros de conciencia serán también trasladados a cárceles cercanas a sus domicilios en las próximas horas. Desde que se inició el proceso de diálogo entre la Iglesia católica y el régimen, con la entrevista entre el presidente Raúl Castro y el cardenal Ortega el pasado 19 de mayo, solo un preso parapléjico había sido excarcelado (Ariel Sigler Amaya) y una docena habían sido acercados a sus lugares de residencia. Pero siempre la Iglesia dijo que se trataba de un "proceso" que iba a continuar.

Fariñas mantiene la huelga

Se espera ahora la reacción del opositor Guillermo Fariñas, quien desde hace más de 130 días mantiene una huelga de hambre y sed en demanda de la puesta en libertad de los 25 presos políticos más enfermos. Fariñas se encuentra en estado crítico, pero según su médico personal, Ismeli Iglesias, todavía se mantiene "escéptico" hacia el anuncio y mantiene su demanda inicial de que fueran liberados al menos una decena de presos. Sin embargo, miembros de la disidencia piensan que podría abandonar la protesta en las próximas horas.

La disidencia ha reaccionado positivamente al anuncio de las excarcelaciones. Laura Pollán, líder de las Damas de Blanco, movimiento que aglutina a las esposas y familiares de los prisioneros del Grupo de los 75, ha declarado que le había "sorprendido" la noticia, pues no esperaba la liberación de todos ellos. Es general el agradecimiento a la Iglesia, al cardenal Ortega y a las gestiones de Moratinos en apoyo a las excarcelaciones, aunque opositores como Elizardo Sánchez opinan que se trata de una medida "unilateral" tomada por el Gobierno con el objetivo de lavar su imagen exterior. "Se cumple el pronóstico de que Moratinos no venía a Cuba para regresar a Madrid con las manos vacías. Sin embargo, lo que está haciendo el Gobierno cubano es utilizar a interlocutores que ha elegido previamente -y que sin duda tienen la mejor voluntad-, pero eso no significa que vaya a mejorar la situación de los derechos humanos en Cuba".

Sánchez asegura que lo que demanda el movimiento opositor es la "excarcelación incondicional" de todos los presos, y según sus listas, son 167, de ellos 63 declarados prisioneros de conciencia por Amnistía Internacional.

El grupo más conocido es el de los 75, detenidos en la primavera de 2003 y sancionados a penas de cárcel de hasta 28 años por atentar contra la soberanía del estado y "conspirar con Estados Unidos". 23 de los presos fueron excarcelados en diferentes momentos por motivos de salud. Uno de ellos murió en la calle y una decena han emigrado a España y a Estados Unidos.

Fuentes de la Iglesia han asegurado desconocer la identidad de los cinco presos que serán excarcelados en breve y que viajarán a España. Tampoco lo conoce la delegación española, pues el anuncio fue una sorpresa para todos. Lo que sí han dejado claro los diplomáticos españoles es que las liberaciones son fruto de la gestión de la Iglesia Católica, y que se trataba de negociaciones "entre cubanos", en las que España se limitaba a acompañar.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...