Cuatro meses de desbarajuste en los colegios de Murcia por la censura parental y protestas por su implantación

Profesores y familias se organizan contra la medida impulsada por Vox mientras los alumnos empiezan a faltar a actividades de todo tipo, desde talleres sobre Violencia de Género a charlas sobre higiene personal, reciclaje o cuentacuentos. 

La censura parental impulsada por Vox y grupos ultracatólicos está en el centro del debate público. Instituciones, asociaciones y sindicatos se han movilizado en contra de esta medida que implica que los padres autoricen a sus hijos para asistir a actividades que abarcan todos los ámbitos, desde talleres que promueven la igualdad hasta charlas sobre higiene personal o cuentacuentos.

El foco se puso sobre esta medida cuando el Gobierno avisó que recurrirá en los tribunales su aplicación si el Ejecutivo murciano no da marcha atrás. Pero la realidad es que la aplicación de la censura parental desde el pasado septiembre en la región ya ha generado una vorágine en los centros escolares.

Pese a los bulos de la extrema derecha sobre los talleres en los que se aplicaría la censura parental, la realidad está muy lejos de todo lo que se ha dicho. De hecho, ya desde la Consejería de Educación de Murcia explican que la medida no se aplica en función de la temática, sino cuando la actividad la imparte una persona que no es docente y ajena al centro.

Esto hace que se den casos como el que ha sucedido en el CEIP Nuestra Señora de los Ángeles: ocho alumnos de 10 y 11 años no acudieron a una charla sobre reciclaje impartida como actividad complementaria dentro de una de las asignaturas del curso. Según relata a Público la presidenta de la Federación Regional de Asociaciones de madres y padres de Murcia, Francisca López, tuvieron que organizarse para que los alumnos no estuvieran solos a última hora.

López recuerda que lo mismo ocurrió con un cuentacuentos que iban a dar en una clase un padre y una madre de uno de los alumnos. Y que esto se repetirá cuando llegue el turno de las habituales charlas de policías sobre seguridad. «Es demencial. Estamos privando a los alumnos de recibir la educación que se merecen», considera la presidenta y portavoz.

También se ha aplicado la censura parental para una charla que impartirán dos padres médicos sobre el cuerpo humano y los hábitos de higiene. Según cuenta a este medio una de las madres de esta clase, Leticia G. Álvárez, en la clase de su hija de 2º de infantil (cuatro años) del Colegio Juan XXIII ahora están aprendiendo el esqueleto humano y trabajando en la importancia de los hábitos de higiene. La charla es complementaria y refuerza esta temática.

El profesor Jerónimo Tristante relata otro caso. En el Instituto Vicente Medina están organizando la semana cultural y este año gira en torno a la figura de Leonardo Da Vinci. Entre todas las actividades se ha organizado una charla sobre moda sostenible del siglo XXI y se ha tenido que pasar la censura parental.

Circular sobre una charla programada en la semana cultural de un centro de Murcia.
Circular sobre una charla programada en la semana cultural de un centro de Murcia.

«Esta circular pretende mantener informado de la charla que recibirá su hijo/a siempre y cuando no muestre su oposición», indica el centro en el texto que mandaron a las familias, por obligación de la instrucciones del Gobierno murciano.

Estas experiencias hacen que Tristante asegure que «las charlas están condenadas». El motivo es que hay clases en las que se puede quedar fuera la mitad del alumnado, como ya ocurrió con una charla impartida desde el CAVI de Murcia, la red de Centros de Atención Especializada para Mujeres Víctimas de Violencia de Género

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...